Follow by Email

vendredi 2 octobre 2015

PEQUEÑO APUNTE DEL DÍA | CATAPULTA

PEQUEÑO APUNTE DEL DÍA | CATAPULTA
frase-el-lenguaje-es-el-bien-mas-precioso-y-a-la-vez-el-mas-peligroso-que-se-ha-dado-al-hombre-friedrich-holderlin-175658OTRA APABULLANTE BERGOGLIADA

Formado en el precario y poco confiable contexto intelectual del Vaticano II, no debe sorprender que el lenguaje de Jorge Mario Bergoglio sea ambiguo y confuso, producto de una lógica muy particular, cuando no falaz. Corre entonces, desde el punto de vista intelectual, muy por detrás de sus antecesores inmediatos, que al menos algo conservaban de la buena teología y de la buena filosofía. Ni qué decir tiene de la distancia abismal que lo separa de un Pío XII o de un Pío XI.

Obviamente ese lenguaje corresponde a una estructura cultural no menos defectuosa. Baste saber que entre sus máximas influencias esté su hermano de orden y "teólogo del pueblo" Juan Carlos Scannone, que tiene el dudoso mérito de hacer más ininteligibles varios de los más oscuros pasajes de Zubiri.

Por otra parte lo que también contribuye a las ambigüedades y confusiones de la bergogliana y sociologista parla, es su extraña personalidad, mezcla de pusilanimidad y astucia mundana para quedar bien con todo el mundo, no afirmando nunca nada de un modo categórico y sin vueltas. Él se siente más cómodo con medias palabras y circunloquios, mediante los cuales cansa, abruma y perturba a los buenos católicos que esperan del máximo pastor definiciones claras y contundentes, sobre todos en estos tiempos desgraciados.

Van algunas de las parrafadas en el Encuentro Mundial de Familias en Filadelfia:
"Naturalmente, nuestro modo de comprender (a la familia) modelado por la integración entre la forma eclesial de la fe y la experiencia conyugal de la gracia, bendecida por el matrimonio, no nos debe llevar a olvidar la transformación del contexto histórico, que incide en la cultura social –y lamentablemente también jurídica– de los vínculos familiares, y que nos involucra a todos, seamos creyentes o no creyentes. El cristiano no es un «ser inmune» a los cambios de su tiempo y en este mundo concreto, con sus múltiples problemáticas y posibilidades, es donde debe vivir, creer y anunciar.

Hasta hace poco, vivíamos en un contexto social donde la afinidad entre la institución civil y el sacramento cristiano era fuerte y compartida, coincidían sustancialmente y se sostenían mutuamente. Ya no es así."

"…Tenemos que emplear nuestras energías, no tanto en explicar una y otra vez los defectos de la época actual y los méritos del cristianismo, sino en invitar con franqueza a los jóvenes a que sean audaces y elijan el matrimonio y la familia".

https://www.aciprensa.com/noticias/encuentro-del-papa-francisco-con-obispos-invitados-al-encuentro-mundial-de-las-familias-74200/

Cabe preguntarse entonces qué es "la transformación del contexto histórico…que incide en la cultura social de los vínculos familiares que nos involucra a todos…creyentes o no creyentes". Y también si lamenta realmente que haya desaparecido "la afinidad entre la institución civil y el sacramento cristiano era fuerte y compartida", porque "ya no es así" (¿Se olvidado de que antes del Vaticano II había estados católicos donde regía la ley natural, con todas las imperfecciones que pudiesen tener esos estados?)

Por último, ¿adónde apuntará con eso de que no hay que "explicar una y otra vez los defectos de la época actual y los méritos del cristianismo"? ¿Habrá que callar frente a las perversiones modernas de todo tipo? ¿No se podrá ya más reivindicar el bien y la belleza, "méritos" de la civilización cristiana?

En síntesis, otro apabullante matete destinado a embarullar y a desordenar -aún más- a las conciencias de los pobres fieles.