Follow by Email

vendredi 7 avril 2017

Cómo vivir el mensaje de Fátima en el Centenario

Cómo vivir el mensaje de Fátima en el Centenario

Cómo vivir el mensaje de Fátima en el Centenario

Bajo el cándido prisma infantil me cautivó el profundo fervor irradiado por las imágenes peregrinas de Fátima. Impacto hondo por el afable velo de misterio y expectación que destilaba la misiva celeste. Terrorífico con el espanto de las fauces infernales grabadas a fuego en las pupilas párvulas de los pastorcitos, pero embajador de mensaje salvífico y radiante que alfombra de esperanza la senda que lleva a la Vida.

Por favor inmerecido de la Santísima Virgen peregriné copiosamente al bendito Santuario y tuve el honor de llevar la imagen peregrina por los pueblos de España y descansarla en mis hombros fatigados. Igualmente fue un gran regalo del cielo conocer expertos y grandes devotos de Fátima que robustecieron mi Fe con el genuino alegato de su vivencia virginiana.

Cuando se acerca el Centenario de las apariciones les ofrezco el testimonio de uno de los sacerdotes más enamorados de esta advocación. El P. Fco. Javier Mahía Colao nos transmite su amor a Nuestra Señora de Fátima y reflexiona de forma sencilla y sintética sobre la aplicación del mensaje en la vida cotidiana.

¿Cómo empezó su amor filial por la advocación de Nuestra Señora de Fátima? 

Comenzó en la infancia. Mi tío, D. Antonio Colao, delegado en Asturias del Apostolado de Fátima, con gran celo apostólico, contagió en toda la familia la devoción a la Virgen de Fátima. Con él inicié esta maravillosa relación con el mensaje de la "Señora más brillante que el sol". 

¿Cómo le ha ayudado en su vida sacerdotal hacer vida el mensaje de Fátima de conversión, oración, penitencia? 

Creo que ha sido un gran don en mi vida. Por un lado se trata de la espiritualidad que coincidía con el horizonte sacerdotal que el P. Rodrigo Molina, mi mentor sacerdotal, había marcado en mi vida. La reparación y expiación en un mundo necesitado de Dios y que huía de Él.

¿En qué medida está en este mensaje la salvación de la humanidad? 

El mundo llora de algún modo una orfandad. Ha dado las espaldas a su Padre Dios y nos envía una Madre que nos enseña con ternura y firmeza el camino de retorno, el Corazón Inmaculado "es el refugio y el camino que nos conducirá a Dios", citando a la hermana Lucía. Este Corazón Inmaculado y su Santo Rosario son la esperanza que Dios nos ha dejado para encontrarnos con Él.

 ¿Qué experimenta cada vez que peregrina a tan bendito Santuario? 

Alegría, paz, esperanza, impulso mariano para seguir "en la batalla" sacerdotal.

¿Cómo se puede vivir el espíritu de Fátima de forma cotidiana sin buscar desordenadamente lo extraordinario? 

La hermana Lucía en sus "Llamadas del mensaje" lo expone de forma sencilla y magistral. Por un lado la oración, centrada en el Santo Rosario, y en la medida de lo posible la Eucaristía cotidiana, el culto eucarístico. Por otro la penitencia asequible a cada uno de nosotros en su entorno vital. ¡¡Existen tantas penitencias ordinarias, sin irlas a buscar y que ofrecidas proporcionan tanto bien!! Incomodidades, pequeñas renuncias, soportar con amor a las personas que puedan ser menos simpáticas… Repitiendo con María: "Jesús es por tu amor, por la conversión de los pecadores y como reparación de los pecados cometidos contra tu Inmaculado Corazón".

Importancia del rezo del Santo Rosario para la salvación eterna… 

Es vital. Es la oración de los pequeños para causas grandes. Es contemplar a Jesús con el Corazón de María. Es una devoción sencilla y al alcance de todos. En mi vida sacerdotal he podido constatar que las personas más sencillas, rudas, analfabetas pero piadosas y abiertas a lo divino, rezaban con auténtica devoción la sagrada cadena.

Háblenos de Fátima en el misterio de la crisis en la Iglesia y por consiguiente en la humanidad…. 

Sí. Fátima es un poderoso aldabonazo en la conciencia de una Iglesia adormecida y con el riesgo de claudicar ante el modernismo camaleónico que encuentra mil maneras de envenenarla. Retornar al Evangelio, según lo ha transmitido la Sagrada Tradición. Prevenir contra el pecado en sus múltiples manifestaciones y sobre todo nos invita a la firmeza en la doctrina sin "aggiornamentos" que la adulteren.

¿Qué diría a aquellas personas decepcionadas por el tercer secreto pues no se alude a las nefastas consecuencias del Concilio? 

A veces en imágenes, profecías o advertencias que pueden referirse a puntos concretos (el pecado que lleva al infierno o que provoca la Segunda Guerra mundial, la devastación del planeta, el martirio cruento o incruento de sacerdotes, religiosos) están implícitos otros hechos análogos y también devastadores. El cataclismo post-Vaticano II era previsible en el mensaje de Fátima (cuando Jacinta habla de que los sacerdotes no agradan a Dios…). La consecución lógica pecado-castigo puede transplantarse a todos los niveles.

¿Qué gracias le pide a la Virgen en este centenario? 

Pido a la Virgen Santísima que la Luz de Dios ilumine a la humanidad cada vez más sumida en las tinieblas. Que su poderosa intercesión unida a su clemencia misericordiosa nos libre de las asechanzas del maligno que está sembrando la confusión en la Iglesia.

¿Quiere añadir algo más sobre Fátima y su espiritualidad? 

La Virgen Santísima no pide nada inusitado, excepcional o extraordinario. Nos recuerda el Evangelio de su Hijo Jesús. Al calor materno de su Corazón Inmaculado nos impulsa suavemente a configurar nuestra vida según los mandamientos de la ley de Dios, el amor a Dios y al hermano. Nos anima y fortalece en el cumplimiento de nuestros deberes de estado, a vivir intensamente la normalidad del día a día, la fidelidad en nuestra vida cristiana y sacramental. Me despido con una frase del P. Rodrigo Molina:

«Santa María tiene un corazón nuevo con la novedad que inaugura su Hijo… humilde, dócil, dúctil y maleable, moldeable por Dios… sencilla, libre de toda duplicidad… Santa María es limpia de corazón… Y por limpia de corazón es CAPAZ de Dios. Santa María es la siempre dispuesta, disponible para todas las voluntades de Dios. Santa María es la de la perenne vigilia: "Yo dormía pero mi corazón velaba."». 

 Javier Navascués

Ha trabajado como redactor en el Periodico de Aragón y Canal 44 de Zaragoza y como locutor y guionista en diferentes medios católicos como NSE, EWTN, Radio María etc...y últimamente en Agnus Dei.