Follow by Email

jeudi 11 mai 2017

Entrevista al Obispo Schneider del diario católico polaco más importante

Entrevista al Obispo Schneider del diario católico polaco más importante

Entrevista al Obispo Schneider del diario católico polaco más importante

Construyamos sobre Cristo
11/05/17 12:28 am por

Usted y otros dos obispos han escrito una carta llamando a la oración por el Papa relacionada con la exhortación "Amoris Laetitia" con el fin de animarle a explicar las dudas sobre ella.

– En estas circunstancias, el único acto indispensable del Papa consta en que confirme de forma inequívoca la verdad divina de la indisolubilidad del matrimonio no sólo en cuanto a la doctrina, sino también en cuanto a la práctica, como lo hizo Jesucristo y de acuerdo con Su ejemplo, todos sus vicarios en la tierra, los romanos pontífices. La tarea central de un Papa es precisamente ésta: confirmar a sus hermanos en la fe. Esta tarea no es opcional, sino mandada por Cristo mismo (cf. Lc 23, 32).

¿Cómo podemos nosotros, como católicos expresar nuestras dudas y confusiones con el debido amor y obediencia al sucesor de Pedro?

– Que hay dudas y una gran cantidad de confusión con respecto a la disciplina inmutable y apostólica de la Iglesia sobre el tema del matrimonio y el divorcio, es un hecho que no necesita demostración alguna. Cuando verdades importantes de nuestra fe como la indisolubilidad del matrimonio, la validez universal de la ley moral – y especialmente del sexto mandamiento – son cuestionadas, oscurecidas y distorsionadas por las llamadas líneas pastorales específicas en muchas iglesias locales, la Iglesia católica no puede ser indiferente, ya que esto representa un ataque contra el bien común espiritual de toda la Iglesia, porque esto concierne y nos afecta a todos. Cuando un padre de familia es negligente en dar a sus hijos alimentos adecuados, tienen que requerir de él con insistencia y al mismo tiempo con respeto filial. Un padre no es de hecho un rey absoluto o un dictador.

Hay tres obispos de Kazajstán (de cinco que hay) que firmaron la carta. ¿Ha invitado a otros prelados que lo acompañen? También había una carta de cuatro cardenales y visiblemente nada más. ¿No tiene ninguna duda de si usted tiene razón?

– Hubo un intento de ganar más firmas, sin embargo efectivamente el llamamiento a la oración se firmó solamente por tres obispos. Para mí es tan claro como la luz del día, de que tal acto no sólo fue correcto, sino obligatorio para un obispo católico en vista del ataque real y generalizado a la santidad del sacramento del matrimonio, de la Eucaristía y de los mandamientos divinos. Yo sólo he hecho lo que tenía que hacer a los ojos de mi conciencia y del juicio divino.

¿Qué interpretaciones de "Amoris Laetitia" no se pueden conciliar con nuestra fe?

– Nuestro Señor Jesucristo restauró solemnemente la dignidad original del matrimonio declarando de una vez por todas su indisolubilidad absoluta. Los Apóstoles y la tradición perenne del Magisterio de la Iglesia han mantenido y transmitido íntegramente y sin ambigüedades esta verdad divina. La Iglesia mantuvo la fidelidad a esta verdad divina al grado de preferir considerables desventajas temporales. Éstos son sólo algunos ejemplos: En el siglo noveno el Papa San Nicolás I excomulgó al Rey Lothar II de Alemania debido a su unión adúltera y el Papa estaba dispuesto a morir antes que ceder a la fuerza militar, que el Rey dirigió a Roma con el fin de arrestar al Papa para obligarlo a levantar la excomunión. A finales del siglo 12 el Papa Inocencio III infligió a toda la Francia, la medida cautelar (prohibición de la celebración de los sacramentos) con el fin de obligar al rey Felipe II a abandonar una unión adúltera y regresar a su esposa legítima. Pensemos que en el siglo 16 los papas prefirieron la escisión de todo un país como Inglaterra antes que ceder a la práctica del divorcio del rey Enrique VIII.  Los Papas, obispos y fieles preferían morir antes que permitir divorcio o ser perseguidos y morir antes que conceder una excepción, incluso en un solo caso en teoría o en la práctica. La historia de dos milenios de la Iglesia posee ejemplos luminosos. Una interpretación de "Amoris Laetitia" (AL) que incluso en un solo caso admitiría a la sagrada comunión a los católicos civilmente divorciados, que todavía están vinculados por los límites sacramentales de su matrimonio y que sin embargo están viviendo con una nueva pareja como marido y mujer, iría en contra de la práctica de la verdad divina de la indisolubilidad del matrimonio. Incluso cuando los obispos y cardenales que hacen una interpretación de "AL" afirmen solemnemente la validez de la indisolubilidad del matrimonio, sus palabras siguen siendo un servicio, que no puede ocultar el hecho de la contradicción evidente de tal interpretación con la cristalina verdad divina del Evangelio.

Algunas iglesias locales se inclinan por pensar diferente – hay directrices de obispos que sugieren el acceso bastante amplio a la comunión para los divorciados que viven en nuevas relaciones.

– Con estas orientaciones e interpretaciones prácticas de "AL",  estos obispos están introduciendo en la vida de la Iglesia tradiciones puramente humanas de la infidelidad y de la dureza de corazón como los de las personas en el Antiguo Testamento y de los escribas y fariseos que Jesús condenó.

¿Cómo ha surgido todo este problema de inconsistencias en el anuncio de las enseñanzas de la Iglesia?

– La confusión doctrinal y práctica actual en relación con la indisolubilidad del matrimonio y de la validez universal de los Diez Mandamientos y en consecuencia de la ley moral en general, es un síntoma del fenómeno más profundo y generalizado del relativismo doctrinal y moral, que infecta la vida de la Iglesia ya desde hace más de cincuenta años. Este fenómeno representa un sometimiento al principio filosófico del subjetivismo respecto a la verdad racional y moral: un principio típico de los tiempos modernos, que pueden caracterizarse por un antropocentrismo exasperado. Este antropocentrismo significa que el hombre se pone en el lugar de Dios, que el hombre determina lo que es verdadero y falso, y lo que es bueno y malo, en consecuencia, que el hombre desea ser honrado. Dios, y en concreto Cristo, el Dios encarnado, se pone por tanto a un lado, incluso durante las celebraciones litúrgicas, donde el Dios Eucarístico se pone a menudo en una esquina del tabernáculo, donde el sacerdote humano se pone en el centro, frente a las personas durante toda la liturgia, a pesar de que la liturgia debe ser, en primer lugar la adoración de Cristo y no una mirada a la cara del cura.

Usted es un bien conocido partidario de la liturgia tradicional y la devoción eucarística. ¿Cómo ha llegado a esta actitud?

– La lección más profunda que he aprendido de celebrar la forma tradicional de la misa es la siguiente: yo no soy más que un pobre instrumento de una acción sobrenatural y sumamente sagrada, cuyo celebrante principal es Cristo, sumo y eterno Sacerdote. Cuando estoy celebrando la misa tradicional, siento que durante la celebración he perdido en algún sentido mi libertad individual, las palabras y los gestos se prescriben incluso en sus más pequeños detalles y no soy capaz de disponer de ellos. Siento muy profundamente en mi corazón que sólo soy un sirviente y un ministro que aún con el libre albedrío, la fe y el amor, no cumplo mi voluntad, sino la voluntad de Dios, incluso en los detalles más pequeños. El rito tradicional y milenario de la Santa Misa, que ni siquiera el Concilio de Trento cambió, porque el rito de la misa antes y después del Concilio era casi idéntico, proclama y poderosamente evangeliza la Epifanía del inefablemente santo Dios inmenso, que en la liturgia como "Dios con nosotros" como "Emmanuel" se convierte en tan poco y tan cercano a nosotros, incluso en los detalles de las rúbricas litúrgicas obligatorias. El rito de la misa tradicional es un muy artístico y, al mismo tiempo, poderoso anuncio del Evangelio, la realización de la obra de nuestra salvación. Cuando clérigos y obispos obstruyen o restringen la celebración de la misa tradicional, no obedecen a lo que el Espíritu dice a la iglesia, y están actuando de una manera muy anti-pastoral. Se comportan como los poseedores del tesoro de la liturgia, que no pertenece a ellos, porque ellos son sólo los administradores. Al negar la celebración de la misa tradicional o en la obstrucción y la discriminación en contra de ella, se comportan como un administrador infiel y caprichoso que – contrario a las instrucciones de la casa del padre – mantienen la despensa bajo llave o como una malvada madrastra que da a los niños la comida escasa. Quizás tales clérigos tienen miedo a la gran potencia de irradiación de la verdad de la celebración de la misa tradicional. Uno puede comparar la misa tradicional con un león: Déjelo libre, y se defenderá solo.

¿Y cuál fue su camino personal a la liturgia tradicional?

– Mi Camino a la liturgia tradicional vino de una manera orgánica, empezando por la educación en la fe católica a través de mi madre y mis abuelas durante la persecución de la Iglesia cuando vivía en la Unión Soviética-. También fui educado en la fe por un sacerdote santo, Padre Janis Pawlowski, un sacerdote capuchino de Letonia, que sufrió prisión durante la persecución y fue más tarde también mi párroco en Estonia, en Tartu. En ese momento como un niño y un adolescente, me enseñaron que todas las cosas, que están conectadas con la Santa Eucaristía, tienen que ser en modo eminente sagradas y sublimes. El padre Pawlowski celebraba la Santa Misa siempre volviendo la cara hacia el tabernáculo. Cuando mi familia emigró a Alemania Occidental en 1973, experimentamos una profunda conmoción y tristeza, al observar el nuevo estilo de celebrar la misa de cara al pueblo, como en un círculo cerrado. Este estilo de celebración me recordó el estilo de adoración a la que una vez asistí en una comunidad Bautista en la Unión Soviética. Otra sorpresa fue para nosotros la práctica de dar la sagrada comunión en la mano. Para mis padres, mis hermanos y para mí, tal práctica era realmente horrible, mi madre incluso lloró cuando vio una escena así. Doy gracias a Dios por la gran gracia de que en toda mi vida  siempre anhelaba mi alma la celebración de la misa de una manera sagrada y sublime. Yo llamaría a esto la "sensus liturgicuos fidei", el sentido litúrgico de la fe. Siendo un hombre joven entré en una comunidad de canónigos regulares en Austria, donde la santa misa, que era el nuevo rito de la misa, celebrada en Latín de cara al Señor en el Sagrario, y la sagrada comunión dada de rodillas y en la lengua. Cuando el Papa Benedicto XVI en 2007 rehabilitó la liturgia tradicional de la misa, fue para mí una alegría profunda, ya que yo mismo entonces podría celebrar y asistir a la forma de la celebración de la misa, que experimenté en mi infancia durante la persecución de la Iglesia, la misma forma que experimentaron mis padres y abuelos. Para hablar con las palabras de Benedicto XVI: "Lo que para las generaciones anteriores era sagrado, sigue siendo sagrado y grande para nosotros también, no puede ser, de repente totalmente prohibido o incluso perjudicial. Es el deber de todos nosotros preservar la riqueza que se ha desarrollado en la fe y la oración de la Iglesia". Por otra parte, la rehabilitación de la liturgia tradicional debería tener según Benedicto XVI  incluso también una influencia positiva en el nuevo rito de la misa. Uno de los más necesarios enriquecimientos consiste también en la celebración del nuevo rito de cara al Señor, como sugieren Benedicto XVI y recientemente el cardenal Robert Sarah, el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino.

Usted llamó hace unos años a  emitir un nuevo "Syllabus errorum".  ¿Qué "errores" populares  amenazan más a nuestra fe en la actualidad?

– La lista sería la siguiente: 1) La teoría de una Iglesia preconciliar y posconciliar en el sentido de ruptura o discontinuidad, prefiriendo la Iglesia "post-conciliar", y considerando la Iglesia real como la "Iglesia conciliar" creando así la noción de una nueva iglesia, la "Iglesia del Vaticano II". 2) La teoría de que otras confesiones cristianas o de otras religiones también son objetivamente formas de salvación deseadas por Dios. 3) La teoría de que las mujeres tienen que recibir el acceso a los ministerios ordenados al menos el diaconado, una aspiración que se ve favorecida por la amplia difusión de la práctica de acólitos y lectores femeninos, una práctica que al menos no está indicada por los documentos del Vaticano II.  4) Las dudas sobre la perpetua virginidad de la Virgen, en especial sobre el nacimiento virginal de Jesús y de la virginidad de la Virgen al dar a luz (virginitas in partu). 5) La teoría de que la misa es predominantemente un banquete fraternal y que el aspecto sacrificial de la santa misa es sólo metafórico o un sacrificio de alabanza (dicho error aumentó en gran medida paso a paso también debido a un típico estilo de celebrar la misa estilo banquete, es decir, la práctica generalizada de la celebración "de cara al pueblo", que no fue indicado en absoluto por los padres del Vaticano II. 6) La falta de creencia en la transubstanciación, e incluso en la presencia real (en gran parte causada por la práctica de la comunión en la mano, una práctica que los padres conciliares nunca podrían haber imaginado y que el mismo Pablo VI consideró peligroso 7) Opiniones erróneas sobre la colegialidad episcopal, que atribuyen al Colegio de obispos un poder supremo ordinario de gobierno de la Iglesia universal, creando una especie de doble cabeza del cuerpo de la Iglesia, lo que está en contra de la constitución divina de la Iglesia. 8) Una aplicación errónea del principio de la colegialidad episcopal por medio de las Conferencias Episcopales a niveles nacional e internacional, lo que debilita la autoridad individual divinamente establecida de la enseñanza y de gobierno del obispo diocesano individuo. 9) Dudas sobre la eternidad del infierno. 10) Las dudas sobre la posibilidad real de la condenación eterna en el infierno de los seres humanos, lo que significa que el infierno está vacío. 11) Las dudas sobre la necesidad de la expiación de penas temporales en el purgatorio. 12) Una visión naturalista de la vida cristiana y la verdad, por lo que el activismo y el compromiso social se vuelven predominantes en detrimento de la oración y la adoración de Dios, lo que significa una especie de neo-pelagianismo. 13) La falta de reconocimiento de la grave inmoralidad de la anticoncepción. 14) Los errores de prácticas acerca de la indisolubilidad de un matrimonio válido (favorecidos por la práctica de la entrada a la Santa Comunión de divorciados). 15) Errores sobre el desorden objetivo de los actos homosexuales y de homoerotismo y la inmoralidad objetiva de las uniones civiles del mismo sexo, en última instancia, porque favorecen la sodomía. 16) La confusión acerca de la diferencia esencial del sacerdocio ministerial y el común. 17) Las dudas sobre la conveniencia del celibato clerical y el valor perenne debido a la tradición apostólica

¿Su servicio pastoral en la Arquidiócesis de Astana, de hecho uno muy atípico, ha tenido un impacto en sus posiciones hacia las cuestiones de la Iglesia universal?

– La Iglesia Católica es por su naturaleza universal, e incluso en las comunidades más pequeñas y más periféricas, la plenitud de la Iglesia está presente cuando se mantiene íntegramente la fe católica, la liturgia y la unidad con la Sede de Pedro en Roma, con el Papa, Vicario de Cristo en la Tierra. Por lo tanto, con el fin de ayudar a edificar el reino de Dios en la vida de la Iglesia no es necesario ocupar posiciones destacadas. Por otra parte, de acuerdo con las enseñanzas del Concilio Vaticano II, cada obispo por el hecho de que él es un miembro del Colegio de obispos tiene que preocuparse también con el bien común espiritual de toda la Iglesia, haciendo su propia contribución mediante sus oraciones, sacrificios, palabras y acciones. De hecho, la Iglesia es un organismo vivo, el Cuerpo Místico de Cristo, donde cada miembro tiene que ofrecer su contribución en el espíritu de Cristo, la verdadera cabeza de la Iglesia, y siguiendo el ejemplo de los apóstoles, cuyos sucesores son los obispos. La comunidad católica en Kazajstán es numéricamente muy pequeña, puede ser sólo la mitad del porcentaje de la población total. Sin embargo, tenemos el honor de Kazajstán, que es al mismo tiempo un deber, de ser herederos de muchos mártires y confesores de la fe. Esta herencia considero es la más grande riqueza de nuestra Iglesia, que debemos preservar. Por lo tanto, ni el bienestar financiero, ni las estructuras burocráticas y muchas comisiones pastorales serán verdaderamente la edificación de la Iglesia, sino esa fuerte y pura fe sin temor, que la iglesia perseguida anterior nos entregó. Estoy muy feliz de entregar mi ministerio episcopal en una Iglesia pobre y pequeña en la misma periferia. Uno de los valores humanos y espirituales más significativos, que todavía están presentes en nuestras comunidades y al igual que en la sociedad kazaja consiste en el profundo respeto hacia las cosas sagradas y santas y especialmente hacia la madre y las personas mayores.

¿Qué desea decir a los lectores polacos?

– Queridos hermanos y hermanas en Cristo, les deseo a todos los lectores de Nasz Diennik gracias abundantes de nuestro Señor Jesucristo resucitado. Que seáis fortalecidos en la fe viva en el Señor Jesucristo, el único Salvador de la humanidad. No hay otras religiones que salven al hombre, excepto la Iglesia Católica porque la Iglesia Católica es la única Iglesia de Dios, porque la Iglesia es el mismo Cristo vivo. Jesucristo realmente ha resucitado de entre los muertos corporalmente. Sin embargo, ha resucitado con sus santas heridas en su cuerpo. Las heridas, los signos y testigos de la pasión y el sacrificio de la Cruz permanecerán siempre. Ellos son signos indelebles del amor inefable y misericordia de Cristo. Las heridas permanecen en el cuerpo resucitado de Cristo para recordar que un verdadero cristiano no puede estar sin la cruz, que una verdadera cristiandad no puede estar sin la cruz de Cristo, que la cruz de Cristo es nuestra mejor arma espiritual en la batalla contra los espíritus malignos, contra los enemigos de la verdad. Creemos en Jesucristo, en su cruz, y sus heridas en su gloriosa resurrección de entre los muertos. En aras de esta fe queremos estar listos para dar nuestras vidas. Jesús está vivo y vive y nosotros también, si vivimos en el estado de gracia, estamos vivos y vivimos. Si estamos en el estado de gracia, Cristo vive en nosotros, y entonces no tenemos nada que temer. Cristo ha resucitado, ¡verdaderamente ha resucitado!

Muchas gracias.

Piotr Falkowski  

[Traducido por Rocío Salas. Artículo original.]

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos