Follow by Email

samedi 21 avril 2018

La 'rehabilitación' de Castillo y la extraña 'continuidad' | InfoVaticana

La 'rehabilitación' de Castillo y la extraña 'continuidad' | InfoVaticana

La 'rehabilitación' de Castillo y la extraña 'continuidad'

Siendo hombre 'de la casa', sería comprensible que Religión Digital hubiera exagerado un tanto al hablar de la 'rehabilitación' del teólogo y colaborador del medio, José María Castillo, en el texto que firma José Manuel Vidal desde el Vaticano, pero la crónica ofrece detalles que, estamos seguros, son veraces.

Cuenta Vidal, abriendo la información: "Rehabilitación en toda regla del teólogo José María Castillo y de su obra. "Leo con mucho gusto sus libros, que hacen mucho bien a la gente". Con esta frase, Francisco 'bendijo' al teólogo español en el Vaticano, donde hace dos décadas le retiraron la 'venia docendi'. Por su parte, a Religión Digital la invitaba a "seguir apostando por la renovación de una Iglesia en salida".

Unos tanto y otros tan poco; a Religión Digital la animan a "seguir apostando por la renovación de una Iglesia en salida" y a InfoVaticana a salir, sin más, al menos de Internet con la demanda interpuesta usando los servicios de uno de los mayores despachos de abogados del mundo, Baker & McKenzie.

Pero en lo que pensaba al leer en el cálido recibimiento papal dispensado a Castillo y a su 'rehabilitación' por la vía de los hechos era en Viganò y en su fallida manipulación de las palabras de Benedicto XVI, ¿recuerdan?

Fue una chapuza considerable, ya saben, en la que se cercenó una educada carta de rechazo del Papa Emérito a prologar unos libritos sobre la teología de Francisco para presentarla como un 'espaldarazo' en toda regla de Ratzinger a su sucesor.

Bueno, al menos de todo aquello quedo la expresión 'continuidad interior'.

Muy interior debe de ser, muy alejada de lo evidente y aparante, como se comprobaba por los autores elegidos en esa ocasión. O en la confesión de que lee "con gusto" los libros de Castillo y cree que hacen "mucho bien a la gente".

Porque fue precisamente Ratzinger, en su calidad de prefecto para la Doctrina de la Fe, el responsable de que Castillo perdiera el permiso para dar clase en la Facultad de Teología de Granada, además de profesor invitado en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, en la Universidad Pontificia Comillas en Madrid y en la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" de El Salvador.

En 1988, junto a otro teólogo jesuita, Juan Antonio Estrada, fue expulsado de la Universidad de Granada por órdenes del entonces Cardenal Ratzinger por sus opiniones sobre la jerarquía eclesiástica, el misterio de la Santísima Trinidad y la naturaleza de la Iglesia. En 2007 Castillo dejó la Compañía de Jesús.

Y, claro, entre retirar la 'venia docendi' y considerar que sus libros "hacen mucho bien a la gente" uno advierte una continuidad muy 'sui generis', por no decir nula.