Follow by Email

mercredi 31 octobre 2018

The Wanderer: Del barrendero del Sacro Palacio

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2018/10/del-barrendero-del-sacro-palacio.html?m=1

The Wanderer: Del barrendero del Sacro Palacio

Apenas si estoy repuesto después de tres semanas de trabajo forzado. Usted no  creería lo que ha sido trabajar limpiado el aula sinodal, con tanto joven venido de todos los rincones del mundo, tirando papelitos y pegando chicles en los asientos. Mis compañeros y yo no dábamos abasto con la tarea. 
Estuve en todas las sesiones del sínodo, sentado detrás de una cortina, atento a que volara alguna hoja, cayera algún papel o entrara alguna paloma (hemos sido instruidos para distinguirlas del Espíritu Santo) y aquí le escribo algunas de mis impresiones. Un obispo por los pasillos bastante quejoso que "Sobre internet, fue posible el consenso, pero sobre la moral sexual fue imposible porque las posiciones son demasiado diversas". Me quedé de una pieza. A mí me enseñaron en el catecismo que sobre esa cuestión -la moral sexual-, el consenso ya se había logrado hacía muchos siglos y que no había posibilidad de posiciones diversas. Pero ahora parece que no. Con él hablada monseñor Emmanuel Gobillard, un obispo gabacho que se porque "Algunas propuestas audaces, susceptibles de copar titulares, no fueron retenidas". Nunca habría pensado yo que a los Padres sinodales los que les importa es aparecer en la portada de los diarios. "Eso es lo que les interesa a las vedette", dijo mi compañero Giovanni. Y tiene razón. Últimamente estamos viendo que hay muchos obispos con gustos de vedette.
Pero lo peor de todo fue el último día, cuando se les ocurrió hacer una fiesta en una de las salas contiguas al Aula Pablo VI. ¡Cinco horas estuvimos sacando papel picado, serpentinas y cotillones varios del piso! Y lo peor se lo llevaron los electricistas, que tuvieron que desarmar todas las luces psicodélicas que habían instalado en el lugar. "¡Esto parece una discoteca!", dijo Giovanni, y amagó con ponerse a bailar con una monja que estaba como loca dando saltos, pero vio que era bigotuda y retrocedió. Los que no retrocedieron fueron muchos obispos, que se pusieron a bailar con los jóvenes y las jóvenas, dando pasitos, vueltas y medias vueltas. Otros prelados, en cambio, se mantuvieron al fondo, con mirada azorada y caras de pepinillos en vinagre. El Papa Francisco, que presidía la fiesta, se notaba que estaba muy feliz, con una gran sonrisa que le dulcificaba el rostro. "Menos mal que la fiesta no la organizó el cardenal Coccopalmerio", dijo Giovanni.
Pero, según comentaban algunos de estos obispos avinagrados, la cosa no salió tan mal como se preveía. Prueba de ello es que los titiriteros del sínodo -me refiero, como usted comprenderá, a la secretaría general (cardenal Baldisseri) y a los relatores principales- lucharon a brazo partido para que en el Documento final se diga que el Instrumentum laboris es 'otro' documento aparte del Final -y no su superación, como es lo lógico y natural-, con 'otras características específicas', por lo cual debería 'conservarse' 'junto' con el Documento final. Sería el primer sínodo que concluye con dos documentos a fin de ser usados según los gustos de cada uno. En pocas palabras, como algún religioso afirmaba, trataron de meter por la ventana lo que no lograron que entrara por la puerta.
Yo, desde mi rincón del fondo, me di cuenta que los titiriteros tuvieron que hacer muchas modificaciones a ese Instrumentum laboris, que parecía redactado por un masón del siglo XIX por el  cúmulo de citas peyorativas sobre la Iglesia, con propuestas e ideas extremas. Hasta qué punto sería extremo que uno de los asistentes, superior general de una congregación religiosa claramente progresista, dijo que tanta autocrítica no podía ser aceptada. Era demasiado. 
Yo más de una vez le he contado a usted cómo se manejan las cosas desde hace algunos años en este Sacro Palacio: nada se discute; se baja la cabeza y se obedece. Y al que no le gusta, que se vaya. Pregúntele si no, al cardenal Müller. Y eso también es lo que el club de los titiriteros quiso hacer con el sínodo: que los padres asistentes no hicieran más que correcciones puntuales y de maquillaje al Instrumentum laboris -y esto se lo escuché decir al cardenal Rocha de Brasilia, relator general del Sínodo, a otro obispo brasileño-, pero lo cierto es que la gran mayoría de los sinodales querían hacer mucho cambios. No les fue fácil lograrlo y no pudieron hacer todos lo que querían porque no los dejaron. Le confieso Wanderer, que esto me llamó mucho la atención: en varias ocasiones, mientras pasaba mi lampazo en alguno de los salones donde se hacían las reuniones de los grupos particulares, eran los auditores jóvenes que se oponían encarnizadamente a que los obispos hicieran cambios al Instrumentum laboris y sus propuestas. Les advertían: "No se puede cambiar ni retocar esa cita porque eso es tal cual lo que dicen los jóvenes", y parece que era palabra revelada. "Son comisarios políticos", escuché que decía en voz baja un obispo polaco. Ya veré si puede averiguarle el modo en el cual fueron reclutados y quién tuvo a su cargo la instrucción previa de estos jovencitos.
Tantos cambios y modificaciones enfurecieron al cardenal Baldisseri, titiritero mayor. Con Giovanni tuvimos que escondernos cuando lo vimos salir de las habitaciones pontificias de Santa Marta. Si nos veía, nos hacía despedir. Al día siguiente, tuvo que aceptar en el Aula que se podía redactar un "documento diferente". Yo esbocé una sonrisa porque conozco muy bien estas concesiones que terminan por no conceder nada, pero un obispo africano pidió explícitamente al cardenal Baldisseri en el medio del Aula  que explicara más claramente cuál debía ser la relación de los padres sinodales con el Instrumentum laboris: sólo retoques o producir un nuevo documento. El cardenal no respondió. Parecía que habían perdido la partida pero, como le decía, yo conozco bien a los zorros vestidos de púrpura…, y verá por qué se lo digo.

Tantos fueron los cambios que se pidieron y la clarificación que se exigieron en los temas ambiguos que se terminó redactando un esbozo del documento final que casi casi los padres sinodales tuvieron que aprobarlo a libro cerrado. Ya se imaginará usted lo que hicieron los titiriteros: pasaron el mamotreto para que pudieron presentar las eventuales modificaciones ("modos" le llaman ellos), indicando que debían ser presentadas por cada padre sinodal individual (cosa de poder identificar claramente a los que pertenecen al horrible club de los cristianos rígidos y semipelagianos, y desanimar a los menos corajudos) al día siguiente a las 9 hs. El borrador del documento lo entregaron a las 10:30 del día anterior, luego se sirvió un aperitivo hasta las 11 hs., y a las 16 hs. debieron asistir a un diálogo del Papa con los jóvenes que tuvo lugar en el Agustinianum. Contando que debían entregar las modificaciones propuestas por escrito, para lo cual debían leer todo el documento del que había solamente una versión en italiano, casi no hubo tiempo para nada. Los que más se enojaron con trampita que les tendieron fueron los obispos de lengua inglesa, que no leen italiano, pero Baldisseri les dijo que no había otra opción.
Al día siguiente, yo me aposté temprano en mi lugar detrás de las cortinas, y quedé asombrado: a pesar de las tretas de los titiriteros, los obispos presentaron más de trescientas modificaciones, la gran mayoría de ellas en clave ortodoxa. "Es que los aperturista no necesitan hacer modificacione porque ya tienen lo que quería", dijo Giovanni.
Yo me huelo que ese fue el motivo por lo que el documento fue aprobado con bastante facilidad: la redacción final es una versión muy mejorada con respecto al Instrumentum laboris, aunque algunos puntos, sobre todo los referidos a los "aspectos positivos" de la homosexualidad (n. 150), tuvieron setenta votos en contra.
Pero no se crea Wanderer que el ambiente en esta última sesión fue tan festivo como lo pintan. Es que los padres sinodales comenzaron a notar que en el documento final se hablaba demasiado extensamente de la "sinodalidad", y sorprendía porque ese era un tema que no se había tratado, y lo querían hacer pasar como que era "el gran fruto de este sínodo". Varios obispos se encabritaron, entre ellos Mons. Vicent Nichols, arzobispo de Westminster, que dijo que las afirmaciones eran ambiguas y podían derivar en un concepto similar al de la iglesia anglicana; otros afirmaron que se terminaría democratizando la Iglesia al estilo de las iglesias protestantes. Tanto fue subiendo de tono de la discusión que un grupo de obispos pidió que se quitaran todas las referencias a la sinodalidad puesto que era un tema que no se había tratado. Pero el cardenal Schönborn y otro obispo alemán exigieron que se conservara todo, y a los alemanes pocos son los que se le animan. 
Mientras tomaban un café durante la pausa, escuché a un obispo asiático que decía: "Esto es un vendetta. Como no lograron posicionar todo lo que querían sobre el tema de la sexualidad y de la mujer, introducen ahora esto de la sinodalidad a nivel local, regional y universal".

En fin don Wanderer, a Dios gracias, ya pasó el sínodo. Ya estamos más descansados y tranquilos. Como usted sabrá, el trabajo ha disminuido mucho en los últimos años: casi no vienen peregrinos a las audiencias de los miércoles, y  con una sola pasadita de lampazo los pisos quedan brillante. Y ahora me voy a tomarme un capusho al bar de la puerta de Sant'Anna. 
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy

Cardinal Bacci's "Meditations for Each Day of the Liturgical Year"

https://rorate-caeli.blogspot.com/2018/10/cardinal-baccis.html?m=1#more

RORATE CÆLI: Cardinal Bacci's "Meditations for Each Day of the Liturgical Year"
Cardinal Antonio Bacci is well beloved of all Traditional-minded Catholics: along with Cardinal Ottaviani, he wrote the introduction an presented to Paul VI the famous "Brief Critical Study of the New Order of the Mass", showing how the Novus Ordo was (and is) opposed to all main aspects of the apostolic Catholic doctrine on the Eucharist.
Arouca Press, a new Catholic publisher in Canada, is republishing Bacci's delightful "Meditations for Each Day" (first published in Italian in 1959, and in English in 1965), as written by this man who loved and cherished the Traditional Liturgy of the Roman Church. The book is $25.99 plus s&h and can be ordered directly from them at orders@aroucapress.com or can be purchased through various online retailers such as Amazon. The following is an excerpt of the book's introduction.


The frenetic pace of modern life presents a host of challenges for the Catholic who wishes to grow in sanctity. Distracted by the pressures of modernity, it often leaves him little room for making a profound and serious study of the state of his interior life. The Catholic Faith is not only to be believed but applied to our everyday life and as St. James has said, "faith also, if it have not works, is dead in itself" (Js. 2:14). An excellent means of helping a soul interiorize the principles of the Faith and to dispose the soul to greater acts of love of God is through a book of meditations. This brings us to the present book written by Antonio Cardinal Bacci, who was one of the most renowned Latinists of the 20th century.
In 1959, Cardinal Bacci wrote in Italian, Meditazioni Per tutti I Giorni Dell' Anno, translated into English (and other languages) and published in 1965. It was a series of daily meditations written, as the author states in his preface, "to produce an edifying rather than an erudite work". Yet, the reader will quickly find in his daily reflections profound insights into the interior life.
This book will aid the reader in exploring the depths of the Catholic Faith, and if understood and prayerfully read, hopefully will help him persevere in virtue, as Cardinal Bacci states: "The masters of the spiritual life assure us that without the practice of meditation it is almost impossible for the just man to persevere in virtue, or for the tepid to become fervent, or for the sinner to be converted" (Meditation for January 2).
What sources does Cardinal Bacci use to compose his reflections for each day of the year? As a classicist, he taps into the great sources of the ancient world with its grasp of natural truths. He shows his great familiarity with the wisdom of the Church Fathers – especially through the works of St. Augustine. His constant guide throughout the book is St. Thomas Aquinas whose penetrating reason illuminated by Divine Revelation probes the profound beauty and mystery of Catholicism. The science of the saints bursts forth as he wonderfully quotes from various saints as well as providing anecdotes from their lives. The Imitation of Christ is another cherished companion for the reader indicating that Cardinal Bacci has made its teachings an integrated part of his life. Finally, the words of Sacred Scripture spill out on almost every page giving life to St. Jerome's words who said that the "ignorance of Scripture is ignorance of Christ" (Prologue to the Book of Isaiah).
Cardinal Bacci writes with a simple style but his words are not simplistic for they impress upon the reader a great desire to rise above mediocrity: "We cannot be content with half-hearted efforts, but must work hard to become holy" (Meditation for January 25). He has a great understanding of human nature and knows well the tendency of modern life to uproot man from his supernatural end, and while written at a time when there was relative peace in the Church and society, the principles and ideas he explores – firmly rooted in Catholic teaching – are still applicable for the 21st century reader. For example, in his meditation for February 18, Interior Silence, he says the following:
Modern life has become a whirling machine which snatches men up into its enormous rotators and carries them with it. Not only has it become difficult to remain a Christian, but it is even difficult to continue to be a man.
What would he say now when the vestiges of Christian societies are fading away in the midst of an almost relentless attack on the natural and supernatural orders? He continues in his May 14 meditation, The Great Exile:
Once the idea of God as the supreme lawgiver and judge has been taken away, men sin without shame and without restraint. Sin becomes an industry, a dishonourable business carried on by means of the press, cinema, television; and all the media of so-called modern civilisation.
To use but one more example, he critiques modern society for its "progress" which can only be a false progress if it separates itself from the principles of truth and goodness:
A veneer of refinement and civilisation endows modern society with a deceptive lustre, but at its heart there is misery and rottenness much greater than any which our fathers ever knew. This is because in our times progress has become for many an instrument of sin. Today we have to contend with not merely the existence of evil, but with its industrialisation. Evil is bought and sold; it is propagated for profit. (June 15, The Feast of Pentecost)
The entire book is full of such stirring quotes. On every page, the reader will find wisdom and a program to begin living a life that is thoroughly Christ-centred. In addition, being deeply Marian, Cardinal Bacci dedicates many pages to the devotion we should have for the Mother of God whose spotless life gave us the Son of God. One excellent section (October 3 – 17) is his treatment of the mysteries of the Rosary, which can be used as an insightful aid to its recitation.
The book does not leave every stone unturned, as it would require a book ten times larger to wrestle with every aspect of the Faith; but for its purposes as a book of meditations, it provides an abundance of ideas worth considering. It will challenge our superficial and far too materialistic grasp of the Faith. In the end, if but one reader will take to heart the words of Cardinal Bacci and resolutely fight against the "principalities and powers" and equip himself with "the armour of God...to resist in the evil day, and to stand in all things perfect" (Eph. 6:12), then Cardinal Bacci will not have written in vain.
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy

Pakistán absuelve a Asia Bibi y quedará en libertad

https://infovaticana.com/2018/10/31/ultima-hora-pakistan-absuelve-a-asia-bibi-y-sera-liberada/

Pakistán absuelve a Asia Bibi y quedará en libertad
por INFOVATICANA | 31 octubre, 2018

El Tribunal Supremo de Pakistán absolvió hoy a la cristiana Asia Bibi, juzgada por blasfemia, y anuló la sentencia de muerte que le había sido impuesta bajo la acusación de insultar al profeta Mahoma en 2009, en medio de amenazas de grupos islamistas que pedían su ejecución.

"La sentencia a muerte se anula. Asia Bibi es absuelta de los cargos", afirmó el presidente del Supremo, Saqib Nisar, al leer la sentencia de la apelación en una sala con presencia de comandos sin armas de las fuerzas militares.

Nisar, al frente de un tribunal de tres jueces, indicó que si no hay otros cargos contra la cristiana "puede ser liberada".

El anuncio de la sentencia se produjo entre fuertes medidas de seguridad con efectivos de la Policía antidisturbios y especialistas en desactivación de bombas a la entrada de la sede del máximo órgano judicial.

En el interior de la sala comandos del cuerpo antiterrorista sin armas fueron desplegados para mantener la seguridad.

Bibi, madre de cinco hijos, fue denunciada en 2009 por unas mujeres que aseguraron que había insultado al islam durante una discusión en un pozo de agua en el Punyab (este) y fue sentenciada a muerte en 2010 por blasfemia.

La cristiana perdió el recurso presentado ante el Tribunal Superior de Lahore, capital del Punyab, en 2014, y en 2015 el Supremo paralizó la ejecución tras aceptar estudiar su apelación, cuya primera vista, fijada para 2016, se pospuso tras la recusación de uno de los jueces.

El Tribunal Supremo paquistaní estudió el pasado 8 de octubre la apelación a la condena a muerte de Asia y se reservó el veredicto, al remarcar que existían contradicciones en las declaraciones de los testigos.

El partido político radical Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP) amenazó ese mismo día con "peligrosas consecuencias" a los jueces si Asia Bibi era declarada inocente.

Pocos días después miles de islamistas reclamaron en diferentes ciudades paquistaníes su ejecución.

Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy

mardi 30 octobre 2018

Young Catholics tell world’s bishops: ‘We want orthodoxy…we want truth’

https://www.lifesitenews.com/news/young-catholics-tell-worlds-bishops-we-want-orthodoxy...we-want-truth


Young Catholics tell world's bishops: 'We want orthodoxy…we want truth' | News
Featured Image

October 29, 2018 (LifeSiteNews) – We want orthodoxy, the Traditional Latin Mass, and bishops who act like successors of the apostles rather than politicians, a group of young Catholics said in a message released to the world's bishops today.

In a video debuted just two days after the release of the Youth Synod's final document, young Catholics who attended a LifeSiteNews and Voice of the Family conference in Rome earlier this month implored bishops to proclaim the Church's teaching without compromise and let the Church influence the world rather than the world influence the Church. The 18- to 29-year-olds asked Church leaders to support Catholic youth who are trying to live out the Catholic faith. One urged bishops who recognize error and do not call it out – even if it's coming from the Pope – to resign and think about what their responsibilities are.

Some of the things the young Catholics said to the bishops are:

  • "Catholic youth today really want to be told the truth, not a watered-down version of the truth."
  • "Please protect Catholic tradition, because that is what Our Lord would want. Without following the Lord's will, what good are we actually going to do? He knows better than we do."
  • "One reason why the young love John Paul II so much [was] because he told them fornication was wrong and he told them in love."
  • "We want orthodoxy, we want the Latin Mass, we want religious orders that wear their habits, we want big families. We want everything that the Church has taught for 2,000 years."
  • "Do not listen to the world, but rather allow the world to listen to Christ."
  • "Young people today don't want the faith to be handing us what the world is handing us. We want to have the unique truth that is found only in the Church."
  • "There isn't a crisis of vocations, but there's a conspiracy against vocations, especially for those who appreciate the Traditional Latin Mass…there is an over-abundance of young men who love the beauty of the faith as it was before the Second Vatican Council…they've been suppressed by their bishops, by those at the Vatican, and by their local clergy, too, who seem to dismantle that vocation."

Everyone at the October 18-21 conference — about 50 people altogether — was kept busy with daily Mass in the Extraordinary Form and talks on the Catholic faith, vocations, and the state of the Church from pro-life activists, religious, and historian Professor Roberto de Mattei. The conference culminated with a talk and question and answer session with Cardinal Raymond Burke, all-night Adoration of the Blessed Sacrament – a number of the young people stayed in Adoration all night rather than just through their scheduled shifts – and Sunday Mass with Cardinal Burke.

The purpose of the all-night Adoration vigil was to pray for the Church and her leaders, many of whom were gathered in Rome at the same time for the Youth Synod. Since its very beginning, Catholics were concerned about the synod being used as a vehicle to normalize heterodoxy and undermine Church teaching.

The Synod final document contains a number of vague passages, including one about how youth should be helped to "integrate the sexual dimension more and more into their personality."

ImageCardinal Burke greets young parents and their son after speaking to a conference of young adults put on by LifeSiteNews and Voice of the Family

The phrase is prefaced by, "In this way we help every young person, no one excluded," raising questions about whether Church leaders are suggesting intrinsically disordered inclinations ought to be made part of people's identities.

Some say the simultaneous translations of the document that the bishops received before voting was inadequate.

According to Archbishop Charles Chaput, "many bishops were frustrated by the lack of advance translations for important issues they were expected to vote on. As one of the synod fathers argued, it's actually immoral to vote 'yes' on significant issues if you can't even read and reflect on what the text says."

The final document also says it should be read alongside the synod's widely-criticized Instrumentum laboris (IL), or working document. The working document is the first Church document in history to use the ideologically drive phrase "LGBT." 

St. John Paul II's biographer, George Weigel, called the IL "a bloated, tedious door stop full of sociologese but woefully lacking in spiritual or theological insight."

"Moreover, and more sadly," he added, "the IL has little to say about 'the faith' except to hint on numerous occasions that its authors are somewhat embarrassed by Catholic teaching – and not because that teaching has been betrayed by churchmen of various ranks, but because that teaching challenges the world's smug sureties about, and its fanatical commitment to, the sexual revolution in all its expressions."

Editor's note: The credit for this video goes to Brian Limas, who LifeSiteNews would like to thank for his tireless work on it.  

Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy

Esta tarde he visto el futuro de la Iglesia: el futuro es la Misa Tradicional

lundi 29 octobre 2018

Ver "Au-delà du Pardon, le chrétien doit être en tenue de combat, 24 h sur 24"

Ver "Leçon de catéchisme N°105, les commandements de l'Eglise."

Ver "EDUCAR A LA FAMILIA JUNTO A OTRAS FAMILIAS por Jose María Alsina"

Vodevil sinodal

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2018/10/vodevil-sinodal.html?m=1

The Wanderer: Vodevil sinodal

A diferencia de lo ocurrido con el Sínodo sobre la Familia, el Sínodo de los obispos sobre los Jóvenes (o el Sínodo de los jóvenes sobre los obispos, tal como comienza a ser llamado en la colina vaticana) no ha despertado el menor interés en los medios de comunicación, cosa que debe poner bastante nervioso a Su Santidad y al mariscal de la bojiganga, cardenal Lorenzo Baldisseri. Que no se hable de tan magna reunión en los medios del mundo es, para ellos, un fracaso rotundo. Deben contentarse con las notas que aparecen en los sitios paraoficiales del Vaticano y en la chorrera de artículos demoledores que se publican en los centenares de blogs dirigidos por cristianos rígidos y semipelagianos que suelen tener muy buena información. Por ejemplo, el reporte que publica la páginaredactado por un testigo que se sentó diariamente en el aula sinodal y que, a fin de evitar variadas misericordiaciones, debe mantener su nombre en reserva.


Las fotografías del aula que podemos ver aquí y allá, muestran un zoológico con variopintas especies animales. Algunas eran muy ruidosas, como la patota de jóvenes laicos que vitoreaban con gritos y hurras a los padres sinodales que se expresaban a favor de aperturas, presencia de jóvenes y la mujer en todos los espacios de decisión de la Iglesia o acogida e integración de los homosexuales, mientras que se volvían mudos como las jirafas cuando hablaban de claridad en la doctrina o mentaban la enseñanza tradicional de la Iglesia. También tuvo el zoo una bella y exótica especie llamada , la única sacerdote femenina, miembro de la iglesia husita, que no solamente habló en el sínodo rodeada de purpuradas eminencias de rostros pardos y miradas torvas, sino que declaró que los cardenales y obispos la "reconocieron como una mujer durante la cena y ahora la reconocen como un sacerdote". 
El sínodo terminó con una alegre y relajada fiesta en el Aula Pablo VI en la que los jóvenes asistentes invitaron a los obispos a unirse a sus danzas:



Nadie podrá negarle a Bergoglio la capacidad de convertir su sínodo en un vodevil del que habría deseado formar parte Abbot y Costello, Houdini y  Niní Marshall. 
Pero resulta más curioso y frustrante aún que el tema que se llevó todas las miradas y todos los comentarios fue si las siglas LGBT aparecerían o no en el documento final, lo cual no sucedió. Este hecho  es indicador suficiente del rotundo fracaso de la asamblea y de la inutilidad de su documento final, más allá de que el Papa Francisco haya declarado solemnemente que formará parte del Magisterio de la Iglesia, con lo cual creo que se impone, cuando la Iglesia vuelva a los tiempos serios y se deje de payasadas, discutir acerca de la existencia del tan mentado "magisterio", concepto decimonónico que nos hicieron creer que constituía la tercera fuente de la Revelación!
Esta moda sinodal en modo #️⃣Francisco tiene ya una franquicia en  Buenos Aires. Con solo escuchar el himno oficial del sínodo arquidiocesano que resuena en todas las parroquias porteñas caemos en la cuenta que, en este caso, no se trata de un vodevil sino, con suerte, de una comparsa del club de fomento de alguna barriada de La Matanza:



Pero intentemos una reflexión histórica sobre toda esta comedia. Los sínodos fueron una institución tradicional de la iglesia católica, tanto en Oriente como en Occidente, y cumplieron un papel destacado durante los primeros siglos de la Iglesia y la Alta Edad Media. Se celebraban con frecuencia y con distinta extensión geográfica y de muchos de ellos emanaron clarificaciones doctrinales y disciplinares que aún hoy aceptamos y aplicamos. Decayeron en la Baja Edad Media pero fueron reivindicados por el Concilio de Trento quien propuso la realización de sínodos diocesanos y provinciales cada tres años (H. Jedin, Il Concilio di Trento, vol. III, Morcelliana, Brescia, 2010,p. 191-ss). Fue San Carlos Borromeo el gran impulsor de ellos en su diócesis de Milán y, de allí, a toda la iglesia. El Concilio Vaticano II instituyó lo que hoy vemos: sínodos de obispos regulares a nivel de la iglesia universal que se reúnen cada cuatro años a fin de deliberar sobre la ocurrencia que le venga en gana al pontífice reinante. Una Iglesia en permanente estado de deliberación, o de revolución.
Sin embargo, me parece que no hay que dar por el silbato más de lo que el silbato vale (en los tiempos eclesiales que corren, más vale cuidar las palabras). Los concilios y sínodos siempre fueron problemáticos y hasta grotescos a lo largo de toda la historia de la Iglesia. Siempre hubo padres conciliares o sinodales dispuestos a representar alguna escena de comedia que, curiosamente, se repiten a lo largo de los siglos. Más arriba hacíamos alusión a la barra brava de jóvenes que se agenció Bergoglio para presionar por la inclusión de aperturas varias en su documento. Algo similar ocurrió en el Concilio de Éfeso, cuando San Cirilio de Alejandría se presentó con un grupo de cuarenta aguerridos obispos y monjes egipcios que, debido a su numero y prepotencia lograron que el Concilio comenzaran antes de la llegada de los legados pontificios y del obispo Juan de Antioquía, de presencia imprescindible. Cuando finalmente llegaron y cayeron en la cuenta de lo que habían hecho los egipcios, armaron un concilios paralelo: por un lado los cirilianos, y por otro los orientales y antioquenos. Finalmente, el triunfo, que debió ser decidido por el emperador, fue de la postura de San Cirilo (que era la postura ortodoxa) contra la de Nestorio, pero se trató de un triunfo opacado porque se logró "debido a las copiosas sumas de dinero y otros regalos de diverso género que hizo llegar en diversas ocasiones el obispo de Alejandría a influyentes personajes de la corte" (L. Perrone, Historia de los concilios ecuménicos, Sígueme, Salamanca, 1993, p. 77).
Nos causa irritación saber que los sínodos bergoglianos están digitados e, incluso, el documento final ya estaba redactado desde hacía tiempo, con lo cual la asamblea no fue más que un fantoche pour la galerie. Pero no muy distinto fue el caso del Concilio de Trento en el cual el orden del día lo imponían indefectiblemente los legados pontificios y, curiosamente, jamás aparecían los temas que la mayoría de los padres conciliares querían tratar, como la reforma de la Curia romana y del episcopado. Este fue uno de los motivos más importantes por los que esa reunión estuvo varias veces al borde del fracaso, y llevó a violentos altercados, como los protagonizados por el cardenal Hurtado de Mendoza, embajador del emperador Carlos V, con el papa Pablo III.

Y si de pasos de vodevil hablamos, recordemos los que en Trento se sucedieron. Por ejemplo, llegaban a esa pequeña ciudad los obispos de diócesis ricas acompañados de cuarenta sirvientes y debían ser recibido como huéspedes más o menos forzados por las familias más importantes, a las que le ocupaban durante meses las mayor parte de las dependencias de sus palacios, mientras que los obispos pobres, que apenas tenían dos o tres acompañantes, tenían que hacinarse en pequeñas posadas. Exquisita caridad y pobreza episcopales. O lo ocurrido durante el periodo en que el Concilio sesionó en Bolonia, cuando llegado el tórrido verano la enorme mayoría de los obispos se fueron a descansar a sus frescos palacios, y solamente quedaron para sesionar un puñado de españoles y los representantes de las órdenes religiosas. Loable espíritu de sacrificio el de tan venerables padres.
Y en el Concilio Vaticano I las cosas no fueron mejores. Las presiones a los obispos para que proclamaran el dogma de la infalibilidad pontificia las ejercía el mismo Pío IX. No está demás recordar aquí la anécdota del encuentro entre el pontífice y el patriarca melquita Gregorio II Youssef-Sayour, firme opositor a la posibilidad de ese dogma. El obispo oriental fue arrojado al piso por un guardia suizo y Pío IX, mientras le pisaba la cabeza, le decía: "Gregorio cabeza dura" (Ken Parry - David Melling, The Blackwell Dictionary of Eastern Christianity, Malden 1999, p. 313). Estas tensiones se manifestaron en el momento de la votación: 50 padres se levantaron de la sala para no votar el dogma, 88 votaron en contra y 62 exigieron modificaciones. Es decir, casi la mita de la asamblea cuestionó la ocurrencia piononesca.
Y sobre las manipulaciones ocurridas durante el Vaticano II la literatura es más que abundante y policroma. Desde la producida por un firme detractor como Roberto de Mattei (Concilio Vaticano II, Ivat, Madrid, 2018), hasta las relatadas por Ives Congar, uno de los protagonistas más activos y progresistas de la asamblea (Mon journal du Concile, Cerf, Paris, 2002).

Los injertos democráticos son peligrosos; hay que manejarlos con cuidado; se sabe cómo comienzan, pero no se sabe cómo terminan; si no lo sabés manejar, mejor no te metas.
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy

¿Ha dejado Francisco de ser papa por ser hereje?

El sínodo de Babel

https://infovaticana.com/2018/10/29/el-sinodo-de-babel/

El sínodo de Babel | InfoVaticana
por Fernando Beltrán | 29 octubre, 2018

El sínodo, al final, iba sobre la sinodalidad, tan importante que se ha introducido en el último minuto, haciendo muy poco sinodal el resultado, un ejemplo más de las paradojas del actual pontificado.

Vivimos un pontificado lleno de paradojas. El Papa quiere una Iglesia pobre pero toda su línea, todas sus obsesiones, coinciden milimétricamente con las de las riquísimas iglesias nacionales de Occidente. Llama la atención sobre las periferias, pero gobierna para complacer al centro e ignora la opinión de los 'periféricos' cada vez que han tenido ocasión de expresarla.

Habla de 'parresía', libertad de expresión y crítica, y ahora quiere certificar sitios en Internet para filtrar a los que son críticos con sus ideas y forma de gobernar; decreta Tolerancia Cero contra los abusos y anima a las víctimas a denunciar para luego atacar obsesivamente a los que "ensucian la Iglesia" con sus "denuncias"; predica infatigable la 'escucha' y el 'diálogo' y se niega siquiera a reconocer los Dubia enviadas por cuatro cardenales o a responder a las acusaciones de Viganò.

Pero con la conclusión del último sínodo el pasado sábado hemos asistido a un verdadero paroxismo de la contradicción. A ultimísima hora de un sínodo inusualmente largo nos hemos enterado de que su asunto era la sinodalidad, aunque no se haya hablado apenas de ello en las sesiones y haya sido una sorpresa para los propios integrantes, y aunque oficialmente se anunciara como el sínodo de la juventud.

No sé qué cara se les habrá quedado a los jóvenes asistentes a las sesiones; no sé hasta qué punto serán conscientes de haber sido comparsas en una farsa. Quizá haya en el futuro un sínodo sobre los sacramentos que se dedique en realidad a hablar de la juventud, igual que sabemos ya que el futuro Sínodo de la Amazonía irá en realidad del fin del celibato eclesiástico. Francisco habla del 'Dios de las sorpresas', pero con lo que tenemos que lidiar los católicos es como el 'Papa de las sorpresas'.

Pero haberlo convertido en el sínodo de la sinodalidad es ya puro barroquismo de la contradicción, porque viene a decir que los sínodos son crucialmente importantes de un modo en que demuestra que no lo son en absoluto. Convocar a obispos de todo el mundo sobre un asunto, dejarles semanas discutiendo, convocar ruedas de prensa diaria, para acabar diciendo que de lo que de verdad iba todo eso es de lo importante que es la opinión colectiva de los obispos suena a sarcasmo sangrante.

Todo lo cual no tendría demasiada importancia si, ya iniciada la reunión, no hubiera proclamado Francisco la constitución apostólica Episcopalis Communio, en la que decreta que lo que sale de los sínodos, una vez aprobado por el Papa, tiene carácter magisterial. Y eso no lo consultó con sínodo alguno.

En realidad, no hubo proceso alguno de consulta, ni peritos, ni periodo de estudio, algo parecido a cuando se le ocurrió cambiar de un plumazo la bimilenaria doctrina sobre la pena de muerte en el Catecismo.

El Magisterio es cosa muy seria, la más seria del mundo. Incluso un ateo inteligente puede darse cuenta de que, si alguien cree que la pretensión de la Iglesia Católica es verdadera, nada podría tener más importancia, porque se trata de la eternidad, del todo. Declarar magisterial una enseñanza supone imponer una coerción a la conciencia de los católicos, que deben creer que lo que les dicen es cierto y que forma parte de la Revelación del propio Cristo. Por eso, hasta la fecha, la Iglesia ha mostrado una exquisita prudencia antes de proclamar que tal o cual enseñanza es magisterial, demostrando exhaustivamente que no solo no se aparta de lo que siempre se ha creído sino que está contenido implícitamente en el Depósito de la Fe.

Y si pensamos seriamente que lo que salga de una asamblea sinodal es magisterio una vez aprobado por el Papa; si de verdad tenemos que creer que el Espíritu Santo quiere para nuestro tiempo una Iglesia horizontal en la que la verdad revelada surja de "el Papa, los obispos y el pueblo de Dios, caminando juntos", el proceso sinodal debería observar unas garantías de transparencia, rigor y libertad condignas a la gravedad de sus consecuencias.

Lo que hemos visto es exactamente lo contrario. Y la traca final, con obispos llegados de los cuatro puntos cardinales votando a matacaballo centenares de puntos escritos en un idioma -italiano- que solo habla y entiende un 1% de la humanidad, ha sido de auténtico vodevil. Por cierto, qué bueno sería que la Iglesia contara con un idioma universal, que no perteneciese a ningún pueblo actual para evitar susceptibilidades y para que no cambiase el significado preciso de las palabras, ¿verdad? Podríamos llamarlo, no sé, ¿'latín'?

 

Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy

Veillées pour la Vie le 1er décembre 2018



Pourquoi organiser des Veillées pour la Vie ?

C'est un mouvement trinitaire désiré par St Jean-Paul II dans son encyclique Evangelium Vitae au n°95 et au n°100, lancé par Benoît XVI en 2010, béni et encouragé par le pape François en 2013 et 2017 dont les trois pôles sont :
  1. La prière, cœur du mouvement : « Par un témoignage ecclésial commun, nous demandons à Dieu sa grâce pour la conversion des cœurs et pour la renaissance de la culture de la Vie et de l'amour dans notre société… » .
  2. La formation en bioéthique, esprit du mouvement : former son esprit et son intelligence aux enjeux de la bioéthique !
  3. L'action, corps du mouvement : soutenir des maisons d'accueil de futures mères en détresse (Magnificat Accueillir la Vie, Marthe & Marie, Naissance&Vie64, etc.) par des dons financiers, de l'aide par notre réseau (recrutement d'éduc spé), de l'aide en communication comme la réalisation de photos et de vidéos-reportages

Nous avons besoin de vous pour développer ces veillées !
  • Où ? Dans votre paroisse, tout simplement. Cette année, 400 veillées sont attendues en France ! Nous essaimons également à l'étranger : vous pouvez les retrouver sur notre carte interactive de www.veilleespourlavie.org et rejoindre la veillée proche de chez vous. S'il n'y en a pas dans votre paroisse, à vous de la mettre en place !
  • Quand ? Dès la Toussaint ! Nos curés sont très occupés, il faut anticiper l'organisation des veillées si nous voulons qu'elles soient effectives pour l'Avent.
  • Comment ? C'est très simple ! Nous avons conçu pour vous un kit d'organisation disponible sur www.veilleespourlavie.org. Tout est expliqué, il n'y a plus qu'à suivre le mode d'emploi et communiquer autour de vous.

A vous de jouer en organisant dès maintenant
en rejoignant la veillée pour la Vie de votre paroisse
ou en la créant si elle n'existe pas encore

pour contribuer à la renaissance de la culture de Vie dans notre société !
Plus d'informations sur : www.veilleespourlavie.org




www.nd-chretiente.com - retrouvez-nous aussi sur Facebook et sur Twitter @ndchretiente


Notre-Dame de Chrétienté - 191 avenue du Général Leclerc 78220 Viroflay - Tél: 01.39.07.27.00

dimanche 28 octobre 2018

De Mattei - To the youth: there is only one way to be happy: be holy!

https://rorate-caeli.blogspot.com/2018/10/de-mattei-to-youth-there-is-only-one.html?m=1

RORATE CÆLI: De Mattei - To the youth: there is only one way to be happy: be holy!
On October 20, 2018, the Voice of the Family held a conference in Rome entitled . This  inspiring talk published below was delivered by Professor Roberto de Mattei.

Partcipants at the Voice of the Family October 2018 Conference in Rome.

What to say to the young of today? I can say nothing other than what I tell myself each day: be holy. This isn't an abstract question; it's a concrete question that concerns each one of us, man or woman, young or old, nobody excluded. I need to be convinced of this: I might attain all the fortunes of life: health, wealth, pleasure, honors and power, but if I don't become holy, my life will have been a failure.

On the other hand, I might experience trials and tribulations of all sorts, I might appear a failure in the eyes of the world, but if I become holy I will have attained the true and only purpose of my life. Man was created to be happy. There is only one way to be happy: be holy. Holiness makes for man's happiness and the glory of God.
But how to be holy? By following my vocation. The vocation which God is calling me to. Following one's vocation means doing the will of God. Whatever the vocation, it's all about God's will for us.
Each person has their own specific vocation. What God asks of each soul, represents its vocation, which is the special form Providence wants each person to work and grow in. Every man has a special vocation since each has been wanted and loved by God in a different way. There are no two creatures alike, nor, in the course of history, have there been vocations absolutely alike, seeing as the will of God is different for every creature and every creature that has entered time, from nothingness, is unique. Father Faber dedicates one of his spiritual conferences to this theme: "All men have a special vocation" (Spiritual Conferences, Burn & Oates, London 1906, pp. 375-396). Each man has a specific vocation, different from that of any other man, since God loves every one of us with a special love.
What does this special love of God for me consist of? First of all, God created me, giving  my body and soul the characteristics and qualities that pleased Him. God did not only create me, He keeps me alive, providing me with the being in which I live. If God ceased even for a second to imbue my being, I'd fall into that nothingness from which He brought me forth. God, after creating us, has not left us to the mercy of chance. Each hair on our head has been counted (Mat. 19, 30), and not one hair falls without the Lord's permission. (Luke, 21,18). And if the number and fall of my hair are all calculated – what then, is not going to be calculated in our lives?
"God does not look at us merely in the mass and multitude", writes Father Faber.  "From all eternity God determined to create me not simply a fresh man, not simply the son of my parents, a new inhabitant of my native country, but he resolved to create me such as I am, the me by which I am myself, the me by which other people know me, a different me from any that has ever been created hitherto, and from any that will be created hereafter". "It was just me, with my individual peculiarities, the size, shape, fashion and way of my particular single, unmated soul, which in the calmness of His eternal predilection drew Him to create me" (Spiritual Conferences, p. 375).
In short, God has traced the laws of my physical, moral and intellectual development along with the laws of my supernatural growth.
How did He do this?  Through instruments. What instruments? These instruments are the creatures I meet in my life. The Carthusian, Dom Pollien, invites us to calculate the number of creatures that have been part of the reality of our existence (Cristianesimo vissuto, Edizioni Fiducia, Roma 2017). The physical influences of time, seasons and climate, the moral influences of relatives, teachers, friends and [even the] enemies we have met along the way; all the books we have read, the words we have heard, the things we have seen, the situations in which we have found ourselves – nothing is by chance, given that there is no such thing as chance – everything has a significance.  
These influences, these movements are the work that God performs in us. All these creatures, explains Dom Pollien, are placed in motion by Him and they do nothing other than what God wants them to do in us. Everything occurs at a given time; it acts on the right point, it produces the movement necessary to exercise a physical, moral or intellectual influence on us. This influence is actual grace. Actual grace is the supernatural action that God exercises on us at every moment, through creatures. Creatures are instruments that bring grace. They are the instruments of God for one purpose only: the forming of saints.  Everything that happens, all that one does, St. Paul says, everything without exception, contributes to the same work and this work is the good of those that the will of God calls to holiness (Rom, 8,28). Nothing fails towards this purpose, everything converges towards this outcome. Actual grace is everywhere and intimately connects the natural and the supernatural. And God proportions the quality of His graces to the needs of our life, according to the designs of His mercy towards us and according to the response we lend to His action.
How do we respond to this uninterrupted action of grace on our souls? We let God act on our souls, without ever worrying about tomorrow, since, as the Gospel says 'sufficient for the day is the evil thereof' (Mathew, 6, 34). "Let God act", said Cardinal Merry del Val: "Remember that circumstances which you yourself have not occasioned are God's messengers. They come a thousand times a day to tell you the different ways in which you may show Him your love". Val (Let God Act, Talacre Abbey, 1974, p. 2).
A religious who lived very closely with St. John Bosco was asked whether the Saint was ever worried in the midst of his countless works, in his sometimes tumultuous life. The religious replied in this manner: "Don Bosco never, not even a minute before, thought about what he was about to do a minute later." Don Bosco, who understood the action of grace, always sought to do the will of God in the present moment. And following this path he fulfilled his vocation. 
In Rome, next to the central station, stands the Basilica of the Sacred Heart, built by Don Bosco just before his death, at the cost of immense sacrifices. The Basilica was solemnly consecrated on May 14th 1887 by the Cardinal Vicar in the presence of numerous civil and religious authorities. On May 16th1887, Don Bosco himself offered Mass at the altar of Mary, Help of Christians: it was his only celebration in the Church of the Sacred heart and, as a plaque appended on the centenary of the event commemorates, the Mass was interrupted fifteen times by the sobs of the old priest, who understood the significance of his famous "dream of 9 years".  God showed him the vast panorama of his life and revealed to him how, from his childhood, he had been prepared and led by God to fulfill his earthly mission.        
Every soul has its vocation, because it has its different function in the Body of the Church. He who has the vocation of marriage, doesn't have it for himself, but for the Church. He who has a religious vocation, doesn't have it for himself, but for the Church. This vocation, writes Father Faber, flows directly from our eternal predestination, but is entrusted to the hands of our free will and depends on it: "I clearly belong to a plan, and have a place to fill  and a work to do  which are all special; and only my speciality, my particular me, can fill this place or do this work".  This means that I have a tremendous responsibility."Responsibility is the definition of life. It is the inseparable characteristic of my position as a creature" "From this point of view life looks very serious" (Spiritual Conferences, p. 377).
There is no other path that leads man to the holiness which everyone is called to, in order to be happy. Let us go along this path with the help of Our Lady and the Angels. God has placed us near an Angel to guard our vocation. Our Guardian Angel is our vocation perfected; our vocation fulfilled. He is the model for our vocation. For this we need to pray to him and listen to the words he whispers.
There are vocations for single people; there are vocations for families, which are not only natural ones, but also those spiritual families, with their charisms; there are vocations for the peoples of nations, which Plinio Correa de Oliveira spoke of frequently. Each nation has a specific vocation, which is the role that Providence has entrusted to it in history. But we were not only born into a family and a nation. We live inside a historical age. And since history is also a creature of God, in every historical age God asks for something different. Every historical age has its vocation.  The predominant vocation in the first centuries of the Church was the predisposition for martyrdom. Is there a vocation in the 21stcentury, in which one can find one's individual vocation?
The vocation for our age is to correspond to the desire of Heaven which  Our Lady Herself showed us at Fatima: In the end my Immaculate Heart will triumph.  This is the vocation of those in the cloisters, in the public squares, who, with prayer, penitence, words and action, battle for the fulfillment of this promise.
The triumph of the Immaculate Heart of Mary is also the triumph of the Church, since the Immaculate Heart of Mary is the very Heart of the Church Itself. This triumph suggests a great battle preceding  it. And since this triumph will be social, public and solemn, this battle will also be social, public and solemn. Today, being saints means fighting this battle, which is fought, first and foremost, holding the sword of truth. It is only upon the truth that the lives of men and nations can be built, and without the truth, a society breaks down and dies. Today, Christian society has to be remade; and to remake it, the prime necessity which is called for, is that of professing and living the truth. When a Christian, with the help of  Grace, conforms his own life to the principles of the Gospel and fights in defense of the truth, he cannot be hindered by any obstacle.
In his discourse of January 21st1945 to the Marian Congregations of Rome, Pius XII states: "The present time calls for fearless Catholics, for whom it is the most natural thing [in the world] to profess their faith openly, through their words and actions, whenever the law of God and the sentiment of Christian honour require it. Real men, upright men, resolute and intrepid! Those who are such merely halfway, the world itself discards, rejects and crushes."
"God and the Church – writes Dom Pollien in Cristianesimo vissuto – ask for defenders, but real defenders; those who never shrink back one step; those who know how to be faithful to orders until death; those who are formed in the rigours of discipline, in order to be ready for all the heroisms of the fight." (p. 162).
The French writer Paul Claudel, enunciated this great truth: "Youth was not made for pleasure but for heroism". The young of the 21stcentury cannot be attracted by the invitation of compromise with the world, but are asking the Church for a call to heroism.  Cristianesimo vissuto means militant Christianity. In the Middle Ages, at the building of a cathedral, architects, stone-masons, blacksmiths, carpenters, bishops, princes, illustrious and unknown personalities all participated,  united in the same desire to render glory to God through the stones they raised to Heaven. We are also participating in a great project. Each one of us today is called to build the immense cathedral dedicated to the Immaculate Heart of Mary on the ruins of the modern world - which is nothing other than Her Reign in souls and society.  Our hearts are the stones and our voices proclaim to the world a dream that will come true. 
Translation: Contributor Francesca Romana 
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy

Cristo Rey

https://adelantelafe.com/cristo-rey-2/

Messe en direct

http://messeendirect.net/

Psicología de lo difícil: es hora de emplear una nueva estrategia para captar a los jóvenes

https://adelantelafe.com/psicologia-de-lo-dificil-es-hora-de-emplear-una-nueva-estrategia-para-captar-a-los-jovenes/

samedi 27 octobre 2018

Your Catholic Week in Review (CCHD Is At It Again Edition)


Your Catholic Week in Review (CCHD Is At It Again Edition)

Guess which group got $240,000 to promote Planned Parenthood and LGBT issues?  

San Francisco's Coalition on Homelessness (COH) not only endorses Planned Parenthood, but they actively promote birth control, homosexuality, transgenderism, and even so far as supporting legalized prostitution -- all with resources directly from the United States Counsil of Catholic Bishops (USCCB).

Worse than this?  They have even mocked the Blessed Virgin Mary.

The "artwork" that COH auctioned off depicted the Blessed Mother as a transgender, alongside a "prayer" beseeching "our Lady" to "grant all transwomen … safe love" and claims that "our Lady" launched "the movement for LGBTQ freedom."

Could you imagine the uproar if COH had depicted Muhummad as a transgender?
...or Buddha?
...or any Hindu god?
...or disparaged the Jewish faith?

Yet when COH disparages and mocks the Blessed Mother, they are not only applauded but rewarded by the Catholic bishops themselves?!

Now 75% of every dime that is raised by the CCHD collection goes towards funding grants to organizations such as COH, which means that every bishop that participated in the CCHD collection helped finance this organization -- and in their own way?  Helped inspire and condone this mockery of Mary:


How will they rectify the fact that Catholic money went to a group that blasphemously insults Our Lady; a group that promotes Planned Parenthood; a group that calls for the legalization of prostitution; a group that promotes homosexuality and gender dysphoria?

Will they publicly apologize for misdirecting Catholic funding so egregiously?  Will they call for Masses of reparation? Or will they just sweep this under the rug like everything else, and hope no one notices?

One thing is abundantly clear.  Neither the USCCB nor the CCHD are keeping their promises to reform.

So the reaction from the Catholic faithful must be clear and forthright. 

NOT ONE MORE DIME to the CCHD collection.  

It is time to end the CCHD.  It has done nothing to end or even relieve poverty in its 40 years of existence, and worse, it has continuously funded grave offenses to God.  It is time to shut it down completely because it has proved itself to be beyond reform.

Lepanto Institute will be releasing a series of investigations about CCHD grantees and their activities in the next few weeks.  Stay tuned!

More after the jump. . .

 

Join me every Tuesday morning at 9am EST on Mike Church's show on the Crusade Channel!  You can listen to our weekly talk by clicking here.

Like you, I tend to get a lot of mail. Sometimes it's mail I want to read, and sometimes there are solicitations and the like -- some of which are informative, and some of which are not so informative. 

...and then there are publications like America sending me homosexual prayer cards (no joke):

This "prayer" comes from Fr. James Martin SJ's "Building a Bridge" -- his apologia for homosexual sin -- and begins with the phrase "you made me who I am".  The immediate implication of this?  If the homosexual was made in the image of God, then God must be a homosexual... which is not just blasphemous, but theologically impossible.

God doesn't make someone a homosexual anymore than he makes them a child rapist, alcoholic, or thief.  

What God does do is give us the sacraments -- the mark of Baptism, the grace of Penance, the fortification of the Eucharist.  

Of course, one wonders whether Fr. Martin reserves this same sort of false charity for his many critics.  Too often, when Martin is backed into a corner?  Martin is the one doing the "spitting" and making faithful Catholics feel "less than" those whom he claims he is trying to bring into the Church... but not with the sacraments (and certainly not with words such as chastity, holiness, obedience, or fidelity).

How else is this prayer not to be interpreted but as the Church bending to the concupiscence of man?

The very fact of the matter is that through Original Sin, we are all inclined toward "lesser goods" -- doing what is easy rather than what is right; relying upon our own strength rather than God's strength. 

Martin's mistake is a curiously Pelagian one.  Abandoning the sanctifying grace of the sacraments, Martin insists that God must come to the sinner.  Tolerance replaces sanctity; discretion replaces holiness.  Thus what is evil is called good, what is sin is called "less than", and Jesus a sociologist rather than a Christ.

It is interesting as well that the word Christ implies an anointing, as if one were applying a balm to heal the recipient.  The "balm" that we are given by Christ to the Church are the sacraments -- this is the way to the Way, the truth that leads to Truth, the life that gives us Eternal Life.

Christ understood rejection -- He was the cornerstone that was rejected.  But what Christ did not do was tolerate humanity in our own state of concupiscence and with our own appetites for shortcuts and sin.  "Vade retro, Satana!" (Get behind me, Satan!) Christ tells St. Peter just moments after Christ made him pope -- and in front of the Apostles!  Hardly the prayer of welcoming and acceptance Fr. Martin offers above...

Did St. Peter feel marginalized?  Made fun of?  "Less than"?  How un-Christlike of Christ!  Where was Fr. Martin when St. Peter needed him?!

Of course, feeling apart from the world is the crucible of saints.  Rather than wallow in our feelings, Jesus Christ asks us to take up our crosses and follow Him -- to take the difficult road rather than the easy one. 

Suffering sanctifies; sin destroys.  Sin separates us from God, makes us forget our human dignity, and indeed makes us feel "less than" not just in the world but before Christ.  Such suffering is a reminder that we cannot impose our will on the Divine Will, and this is a very good thing!

God's mercy through his sacraments is there for the taking... and after all, we cannot be more merciful than Christ. 

Some other headlines you may have missed:

Good news!  Lepanto has teamed up with LifeBoat Coffee who will donate 10% of every purchase to Lepanto's mission.  So if you like coffee and hate heresy?  Click below...
 

As always, please pray for the Church, for our bishops and priests, and for Lepanto's mission as we continue to unearth the truth and "restore all things to Christ." (Col. 1:20)

Christus Vincit!

Michael Hichborn
President
Lepanto Insititute
 

 



Un católico no debe celebrar Halloween

https://adelantelafe.com/un-catolico-no-debe-celebrar-halloween/

ÚLTIMA HORA: ESTO DICE EL DOCUMENTO FINAL DEL SÍNODO

https://infovaticana.com/2018/10/27/ultima-hora-esto-dice-el-documento-final-del-sinodo/

ÚLTIMA HORA: ESTO DICE EL DOCUMENTO FINAL DEL SÍNODO

Paolo Ondarza e Isabella Piro – Ciudad del Vaticano

Es el episodio de los discípulos de Emaús, narrado por el evangelista Lucas, el hilo conductor del Documento Final del Sínodo de los Jóvenes. Leído en el Aula en voces alternas por el Relator General, Card. Sérgio da Rocha, los Secretarios Especiales, Padre Giacomo Costa y Don Rossano Sala, junto con Mons. Bruno Forte, miembro de la Comisión para la Redacción del texto, el Documento es complementario al Instrumentum laboris del Sínodo, del que retoma la división en tres partes. Acogido con aplausos, el texto -dijo el Cardenal da Rocha- es "el resultado de un verdadero trabajo de equipo" de los Padres sinodales, junto con los demás participantes en el Sínodo y "en modo particular con los jóvenes". El Documento contiene, pues, los 364 modos, es decir, las enmiendas, que se han presentado. "La mayoría de ellos -añadió el Relator General- fueron precisos y constructivos".

 "Caminaba con ellos"

En primer lugar, pues, el Documento final del Sínodo examina el contexto en el que viven los jóvenes, destacando sus puntos de fuerza y sus desafíos. Todo comienza con una escucha empática que, con humildad, paciencia y disponibilidad, permita dialogar verdaderamente con la juventud, evitando "respuestas pre confeccionadas y recetas ya preparadas". Los jóvenes, intactos, quieren ser "escuchados, reconocidos, acompañados" y desean que su voz sea "considerada interesante y útil en el campo social y eclesial". La Iglesia no siempre ha tenido esta actitud, reconoce el Sínodo: a menudo los sacerdotes y los obispos, sobrecargados por muchos compromisos, tienen dificultad  para encontrar tiempo para el servicio de la escucha. De ahí la necesidad de preparar adecuadamente a los laicos, hombres y mujeres, que sean capaces de acompañar a las jóvenes generaciones. Además, ante fenómenos como la globalización y la secularización, los chicos se encaminan hacia un redescubrimiento de Dios y de la espiritualidad, y esto  debe ser un estímulo para que la Iglesia recupere la importancia del dinamismo de la fe.

La escuela y la parroquia

Otra respuesta de la Iglesia a las interpelaciones de los jóvenes proviene del sector educativo: las escuelas, universidades, colegios, oratorios, permiten una formación integral de los chicos, ofreciendo al mismo tiempo un testimonio evangélico de promoción humana. En un mundo donde todo está conectado – familia, trabajo, tecnología, defensa del embrión y del migrante – los obispos definen como irremplazable el papel que desarrollan las escuelas y universidades, en donde los jóvenes transcurren mucho tiempo. En particular, las instituciones educativas católicas están llamadas a afrontar la relación entre la fe y las exigencias del mundo contemporáneo, las diferentes perspectivas antropológicas, los desafíos científicos y técnicos, los cambios en las costumbres sociales y el compromiso por la justicia. La parroquia también tiene su papel: "Iglesia en el territorio", necesita volver a pensar su vocación misionera, porque a menudo es poco significativa y poco dinámica, especialmente en el ámbito de la catequesis.

Los migrantes, paradigma de nuestro tiempo

El Documento sinodal se detiene luego en el tema de los migrantes, "el paradigma de nuestro tiempo" como fenómeno estructural y no como emergencia transitoria. Muchos migrantes son jóvenes o menores no acompañados que huyen de la guerra, violencias, persecuciones políticas o religiosas, desastres naturales, pobreza, y terminan siendo víctimas del tráfico, de las drogas, abusos psicológicos y físicos. La preocupación de la Iglesia es sobre todo por ellos -dice el Sínodo- en la perspectiva de una auténtica promoción humana que pase a través de la acogida de los refugiados y prófugos, y sea punto de referencia para los muchos jóvenes separados de sus familias de origen. Pero no sólo: los migrantes -recuerda el Documento- son también una oportunidad de enriquecimiento para las comunidades y sociedades a las que llegan y que pueden ser revitalizadas por ellos. Resuenan pues, los verbos sinodales "acoger, proteger, promover, integrar", indicados por el Papa Francisco para una cultura que supere la desconfianza y los miedos. Los obispos piden también un compromiso mayor en el garantizar a quien no querría migrar, el derecho efectivo de permanecer en su propio país. La atención del Sínodo se dirige también a las Iglesias que son amenazadas, en su existencia, por las migraciones forzadas y las persecuciones sufridas por los fieles.

Compromiso firme contra todo tipo de abuso. Luz en la verdad y pedido de perdón

Luego hay una amplia reflexión sobre los "diferentes tipos de abusos" (de poder, económicos, de conciencia, sexuales) cometidos por algunos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos: en las víctimas –se lee en el texto- causan un sufrimiento que "puede durar toda la vida y que ningún arrepentimiento puede remediar". De ahí el llamamiento del Sínodo a "un firme compromiso a la adopción de rigurosas medidas de prevención que eviten su repetición, a comenzar de la selección y la formación de aquellos a quienes se les confiarán tareas de responsabilidad y educación". Por lo tanto, será necesario erradicar aquellas formas -como la corrupción o el clericalismo- en las que se injertan estos tipos de abusos, contrarrestando también la falta de responsabilidad y transparencia con la que se han gestionado muchos casos. Al mismo tiempo, el Sínodo expresa su gratitud a todos aquellos que "tienen el valor de denunciar inmediatamente el mal", porque ayudan a la Iglesia "a tomar conciencia de lo que ha ocurrido y de la necesidad de reaccionar con decisión". "La misericordia, de hecho, exige justicia". No deben olvidarse, sin embargo, los numerosos laicos, sacerdotes, consagrados y obispos que se dedican cada día, con honestidad, al servicio de los jóvenes, quienes pueden ofrecer realmente "una ayuda preciosa" para una "reforma de envergadura histórica" en este ámbito.

La familia "Iglesia doméstica"

Otros temas presentes en el Documento tienen que ver con la familia, principal punto de referencia para los jóvenes, primera comunidad de fe, "Iglesia doméstica": el Sínodo recuerda, en particular, el papel de los abuelos en la educación religiosa y en la transmisión de la fe, y advierte sobre el debilitamiento de la figura paterna y de los adultos que asumen estilos de vida "juveniles". Además de la familia,  para los jóvenes cuenta mucho la amistad con sus coetáneos porque les permite compartir su fe y ayudarse mutuamente en su testimonio.

Promoción de la justicia "contra la cultura del descarte"

El Sínodo se detiene seguidamente, en algunas formas de vulnerabilidad de los jóvenes en diversos ámbitos: en el trabajo, donde la desocupación juvenil empobrece a las jóvenes generaciones, socavando su capacidad de soñar; las persecuciones hasta la muerte; la exclusión social por razones religiosas, étnicas o económicas; la discapacidad. Frente a esta "cultura del descarte", la Iglesia debe hacer un llamamiento a la conversión y a la solidaridad, convirtiéndose en una alternativa concreta a las situaciones de malestar. En el lado opuesto, no faltan en cambio los ámbitos en los que el compromiso de los jóvenes se expresa con originalidad y especificidad: por ejemplo, el voluntariado, la atención a los temas ecológicos, el empeño en política para la construcción del bien común, la promoción de la justicia, para lo cual los jóvenes piden a la Iglesia "un compromiso firme y coherente".

Arte, música y deporte, "recursos pastorales"

También el mundo del deporte y de la música ofrece a los jóvenes la posibilidad de expresarse lo mejor posible: en el primer caso, la Iglesia les invita a no subestimar las potencialidades educativas, formativas e inclusivas, de la actividad deportiva; en el caso de la música, en cambio, el Sínodo se centra en su ser "un recurso pastoral" que interpela también a una renovación litúrgica, porque los jóvenes tienen el deseo de una "liturgia viva", auténtica y alegre, un momento de encuentro con Dios y con la comunidad. Los jóvenes aprecian las celebraciones auténticas en las que la belleza de los signos, el cuidado de la predicación y el compromiso comunitario hablen realmente de Dios": por tanto, se les debe ayudar a descubrir el valor de la adoración eucarística y a comprender que "la liturgia puramente expresión de sí misma, sino una acción de Cristo y de la Iglesia". Las jóvenes generaciones, además, quieren ser protagonistas de la vida eclesial, aprovechando sus propios talentos, asumiéndose responsabilidades. Sujetos activos de la acción pastoral, ellos son el presente de la Iglesia, deben ser animados a participar en la vida eclesial, y no obstaculizados con autoritarismo. En una Iglesia capaz de dialogar de una manera menos paternalista y más directa, de hecho, los jóvenes saben ser muy activos en la evangelización de sus semejantes, ejerciendo un verdadero apostolado que debe ser apoyado e integrado en la vida de las comunidades.

"Se abrieron los ojos"

Dios habla a la Iglesia y al mundo a través de los jóvenes, que son uno de los "lugares teológicos" en los que el Señor se hace presente. Portadora de una sana inquietud que la hace dinámica – se lee en la segunda parte del Documento – la juventud puede estar "más adelantada que los pastores" y por eso debe ser acogida, respetada, acompañada. Gracias a ella, de hecho, la Iglesia puede renovarse, sacudiéndose de encima "la pesadez y lentitudes". De ahí el llamado del Sínodo al modelo de "Jesús joven entre los jóvenes" y al testimonio de los santos, entre los cuales hay muchos jóvenes, profetas de cambio.

Misión y vocación

Otra "brújula segura" para la juventud es la misión, don de sí mismo que conduce a una felicidad auténtica y duradera: Jesús, en efecto, no quita la libertad, sino que la libera, porque la verdadera libertad es posible sólo en relación con la verdad y la caridad. Estrechamente ligado al concepto de misión, está el de vocación: cada vida es una vocación en relación con Dios, no es fruto de la casualidad o un bien privado que se gestiona por sí mismo -afirma el Sínodo- y toda vocación bautismal es una llamada a la santidad para todos.  Por eso, cada persona debe vivir su propia vocación específica en cada ámbito: profesión, familia, vida consagrada, ministerio ordenado y diaconado permanente, que representa un "recurso" que debe ser desarrollado plenamente aún.

El acompañamiento

Acompañar es una misión que la Iglesia debe llevar a cabo a nivel personal y de grupo: en un mundo "caracterizado por un pluralismo cada vez más evidente y una disponibilidad de opciones cada vez más amplia", buscar junto con los jóvenes un recorrido específico para hacer elecciones definitivas es un servicio necesario. Destinatarios son todos los jóvenes: seminaristas, sacerdotes o religiosos en formación, novios y jóvenes esposos. La comunidad eclesial es lugar de relaciones y ámbito en el cual, en la celebración eucarística, uno es tocado, instruido y sanado por el mismo Jesús. El Documento Final destaca la importancia del sacramento de la Reconciliación en la vida de fe y anima a los padres, enseñantes, animadores, sacerdotes y educadores a ayudar a los jóvenes, a través de la Doctrina Social de la Iglesia, a asumir responsabilidades en el campo profesional y socio-político. El desafío en sociedades cada vez más interculturales y multirreligiosas es indicar en la relación con la diversidad, una ocasión de enriquecimiento mutuo y comunión fraterna.

No a moralismos y falsas indulgencias, sí a la corrección fraterna

El Sínodo promueve, por tanto, un acompañamiento integral centrado en la oración y en el trabajo interior que valora también la aportación de la psicología y de la psicoterapia, en cuando están abiertas a la trascendencia. "El celibato por el Reino" – se exhorta – debe ser entendido como "un don que debe ser reconocido y verificado en la libertad, la alegría, la gratuidad y la humildad", antes de la elección final. Se busque acompañantes de calidad: personas equilibradas, de escucha, fe y oración, que se han medido con sus propias debilidades y fragilidades y que, por ello sean acogedoras "sin moralismos ni falsas indulgencias", sabiendo corregir fraternalmente, lejos de actitudes posesivas y manipuladoras. "Este profundo respeto – se lee en el texto – será la mejor garantía contra los riesgos de plagio y abusos de cualquier tipo".

El arte del discernimiento

"La Iglesia es el ambiente para discernir y la conciencia – escriben los Padres sinodales – es el lugar donde se capta el fruto del encuentro y de la comunión con Cristo": el discernimiento, a través de "una confrontación regular con un guía espiritual", se presenta, por tanto, como un trabajo sincero de conciencia, "sólo puede entenderse como una auténtica forma de oración" y "requiere el valor de comprometerse en la lucha espiritual". La prueba de las decisiones tomadas es la vida fraterna y el servicio a los pobres. De hecho, los jóvenes son sensibles a la dimensión de la diaconía.

"Se fueron sin demora"

María Magdalena, primera discípula misionera, sanada de sus heridas, testigo de la Resurrección, es el icono de una Iglesia joven. Los esfuerzos y la fragilidad de los jóvenes "nos ayudan a ser mejores, sus preguntas – se lee – nos desafían, las críticas son necesarias porque muchas veces a través de ellas la voz del Señor nos pide conversión y renovación". Todos los jóvenes, incluso aquellos con diferentes visiones de vida, sin excepción, están en el corazón de Dios. Los Padres subrayan el dinamismo constitutivo de la sinodalidad, es decir, caminar juntos: el final de la Asamblea y el documento final son sólo una etapa, porque las condiciones concretas y las necesidades urgentes son diferentes entre países y continentes. De ahí la invitación a las Conferencias Episcopales y a las Iglesias particulares a continuar el proceso de discernimiento con el fin de desarrollar soluciones pastorales específicas.

Sinodalidad, estilo misionero

"La sinodalidad" es un estilo de misión que nos anima a pasar del yo al nosotros y a considerar la multiplicidad de rostros, sensibilidades, proveniencias y culturas. En este horizonte hay que valorar los carismas que el Espíritu dona a todos, evitando el clericalismo que excluye a muchos de los procesos de toma de decisiones y la clericalización de los laicos que frena el impulso misionero. La autoridad – es la esperanza – se vive en una perspectiva de servicio. Sinodal también sea el enfoque del diálogo interreligioso y ecuménico, orientado al conocimiento mutuo y a la ruptura de prejuicios y estereotipos, así como a la renovación de la vida comunitaria y parroquial para acortar la distancia entre los jóvenes-Iglesia y muestre la íntima conexión entre la fe y la experiencia concreta de vida, debe ser también sinodal. Se formalizó la petición reiterada en el Aula de establecer, a nivel de las Conferencias Episcopales, un "Directorio de pastoral juvenil en clave vocacional" que pueda ayudar a los responsables diocesanos y a los agentes locales a cualificar su formación y su acción "con y para los jóvenes", ayudando a superar una cierta fragmentación de la pastoral de la Iglesia. Reafirmada la importancia de la JMJ, así como la de los centros juveniles y de los oratorios que, sin embargo, deben ser replanteados.

El desafío digital

Hay algunos desafíos urgentes que la Iglesia está llamada a asumir. El Documento Final del Sínodo trata de la misión en el entorno digital: parte integrante de la realidad cotidiana de los jóvenes, una "plaza" donde pasan mucho tiempo y donde se encuentran fácilmente, un lugar esencial para llegar e involucrar a los jóvenes en las actividades pastorales, la web presenta luces y sombras. Si, por un lado, permite el acceso a la información, activa la participación sociopolítica y la ciudadanía activa, por otro, presenta un lado oscuro – el llamado dark web – en el que se encuentran la soledad, la manipulación, la explotación, la violencia, el cyberbulismo y la pornografía. De ahí la invitación del Sínodo a habitar en el mundo digital, promoviendo las potencialidades comunicativas con vistas al anuncio cristiano, y a "impregnar" de Evangelio sus culturas y dinámicas. Se espera que se creen Oficinas y organismos de cultura y evangelización digital que, además de "fomentar el intercambio y la difusión de buenas prácticas, puedan gestionar sistemas de certificación de los sitios católicos, para contrarrestar la difusión de noticias falsas sobre la Iglesia", emblema de una cultura que "ha perdido su sentido de la verdad", fomentando la promoción de "políticas y herramientas para la protección de los menores en la red".

Reconocer y valorar a la mujer en la sociedad y en la Iglesia

El documento evidencia también la necesidad de un mayor reconocimiento y valoración de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, porque su ausencia empobrece el debate y el camino eclesial: hay una urgente necesidad de cambio por parte de todos – se lee – incluso a partir de una reflexión sobre la reciprocidad entre los sexos. Se espera que "haya una presencia femenina en los organismos eclesiales a todos los niveles, incluso en las funciones de responsabilidad" y que "haya una participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado". "Es un deber de justicia" – afirma el documento – que encuentra su inspiración en Jesús y en la Biblia.

Cuerpo, sexualidad y afectividad

El Documento se detiene sobre el tema del cuerpo, de la afectividad, de la sexualidad: ante los avances científicos que plantean cuestiones éticas, fenómenos como la pornografía digital, el turismo sexual, la promiscuidad, el exhibicionismo en línea, el Sínodo recuerda a las familias y a las comunidades cristianas la importancia de hacer descubrir a los jóvenes que la sexualidad es un don. A menudo la moral sexual de la Iglesia se percibe como "un espacio de juicio y condena", mientras que los jóvenes buscan "una palabra clara, humana y empática" y "expresan un deseo explícito de confrontación sobre cuestiones relacionadas con la diferencia entre la identidad masculina y la femenina, la reciprocidad entre hombres y mujeres, la homosexualidad". Los Obispos reconocen el esfuerzo de la Iglesia por transmitir en el contexto cultural actual "la belleza de la visión cristiana de la corporeidad y de la sexualidad": es urgente buscar "caminos más apropiados, que se traduzcan concretamente en la elaboración de caminos formativos renovados". "Es necesario proponer a los jóvenes una antropología de afectividad y sexualidad capaz de dar el justo valor a la castidad" para el crecimiento de la persona, "en todos los estados de vida". En este sentido, es necesario prestar atención a la formación de agentes pastorales creíbles y maduros desde el punto de vista afectivo-sexual. El Sínodo constata también la existencia de "cuestiones relativas al cuerpo, a la afectividad y a la sexualidad que requieren una elaboración antropológica, teológica y pastoral más profunda, que debe llevarse a cabo de la manera más adecuada y en los niveles más adecuados, desde lo local hasta lo universal". Entre ellas surgen las relacionadas con la diferencia y la armonía entre la identidad masculina y femenina y las inclinaciones sexuales. "Dios ama a cada persona y también a la Iglesia al renovar su compromiso contra toda discriminación y violencia por motivos sexuales". Igualmente – continúa el Documento – el Sínodo "reafirma la importancia antropológica decisiva de la diferencia y de la reciprocidad entre hombre-mujer y considera reductivo definir la identidad de las personas a partir de su orientación sexual". Al mismo tiempo se recomienda "fomentar" los "caminos de acompañamiento en la fe, ya existentes en muchas comunidades cristianas", de "personas homosexuales". En estos caminos las personas son ayudadas a leer su propia historia; a adherirse libre y responsablemente a su propia llamada bautismal; a reconocer el deseo de pertenecer y contribuir a la vida de la comunidad; a discernir las mejores formas de alcanzarla. De esta manera ayudamos a cada joven, sin excluir a nadie, a integrar cada vez más la dimensión sexual en su personalidad, creciendo en la calidad de las relaciones y caminando hacia "el don de sí".

Acompañamiento vocacional

Entre los otros desafíos señalados por el Sínodo está también el económico: la invitación de los Padres es a invertir tiempo y recursos en los jóvenes con la propuesta de ofrecerles un período destinado a la maduración de la vida cristiana adulta que "debe permitir un alejamiento prolongado de los ambientes y de las relaciones habituales". Además, mientras esperamos un acompañamiento antes y después del matrimonio, se alienta la creación de equipos educativos, incluyendo figuras femeninas y matrimonios cristianos, para la formación de seminaristas y personas consagradas, también con el fin de superar las tendencias al clericalismo. Se requiere una atención especial en la acogida de los candidatos al sacerdocio, que a veces tiene lugar "sin un conocimiento adecuado y una relectura profunda de su historia": "la inestabilidad relacional y afectiva, y la falta de raíces eclesiales son signos peligrosos. Descuidar las normas eclesiales a este respecto – escriben los Padres sinodales – constituye un comportamiento irresponsable, que puede tener consecuencias muy graves para la comunidad cristiana".

Llamados a la santidad     

"Las diversidades vocacionales – concluye el Documento Final del Sínodo de los Jóvenes – están reunidas en la única y universal llamada a la santidad. Lamentablemente, el mundo está indignado por los abusos de algunas personas de la Iglesia, más que animado por la santidad de sus miembros", por eso la Iglesia está llamada a "un cambio de perspectiva": a través de la santidad de tantos jóvenes dispuestos a renunciar a la vida en medio de la persecución para permanecer fieles al Evangelio, puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico.

El regalo del Papa a los participantes del Sínodo

Finalmente, como recuerdo del Sínodo de los Jóvenes, el Santo Padre ha regalado a todos los participantes una baldosa de bronce en bajorrelieve que representa a Jesús y al joven discípulo amado. Se trata de una obra del artista italiano Gino Giannetti, acuñada por el Estado de la Ciudad del Vaticano, emitida en sólo 460 ejemplares.

Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy
Font Dummy